domingo, 15 de enero de 2017

ARTÍCULOS GRIEGOS









Eukairía. Visión del momento conveniente.




Fanon. Antorcha de palos atados, perforados con pez, resina o cera, desarrollo posterior del candelabro.      
Linternas. Lichnoîchos.      
Pireîa. Aparato de luz, consistía en dos trozos de madera de nogal o castaño.      


Tucídides
Altar del templo de Atenea, en la Acrópolis.
Las Venerables Diosas, las Euménides, primitivas diosas de la venganza y de la sangre.
Sentado con el hijo en brazos, era la actitud máxima de súplica.
La tierra sagrada es Eleusis, consagrada a las dos diosas, Deméter y Perséfone, en cuya zona estaban los límites, entre el Ática y el territorio de Megara.
Cécrope, hijo de Egeo, soberano legendario de Atenas, en cuyo reinado tuvo lugar la disputa entre Atenea y Posidón, por el patronazgo de la ciudad.
Eumolpo, hijo de Posidón, huyendo de Tracia, se refugió en Eleusis, de cuyos misterios, en honor de Deméter y Perséfone, fue fundador o sacerdote. El soberano ateniense Erecteo mató a Eumolpo.
Santuario de Dioniso de los pantanos, en honor del cual se celebraban las más arcaicas fiestas de Dioniso, las Antesterias, o fiestas de las flores, al inicio de la primavera, el mes de Antesterión.
Verso arcaico. Vendrá la guerra doria y la peste.
Beocios y lesbios pertenecen a la estirpe eolia; los lacedemonios son de estirpe doria.
Hermócrates el de Hermón, un siracusano, fue el más persuasivo. Personaje protagonista de la novela griega de Caritón de Afrodisia, "Quéreas y Calírroe".
La calidad y el numero.
Jacinto, divinidad pregriega, amado de Apolo, murió con el disco que le había enseñado a lanzar.
Ritos dedicados a las dos diosas de Eleusis. Su celebración en lugares impropios o su divulgación entre los no iniciados, era un sacrilegio.
Unidades. Ánforas, medimnos, cálculos de volumen.
Los Eumólpides y los Cérices, las dos familias a las que pertenecían los sacerdotes de los Misterios Eleusinos.
Coturno, calzado que se usa para los dos pies.


Sóflocles.
Pueden brillar las antorchas flamígeras de Artemis (hermana de Apolo, vinculada con Licia), recorre los montes licios.


Jenofonte
Declaraciones rapsódicas.
Chaíre, saludo griego, ¡salud!
Eros, el injusto sofista.
Epiphaínomai. Aparecer por sorpresa.
Relato novelado del amor de Pantea y Abradatas.


Demóstenes
Filócoro, Androción, escritores de los anales de la historia ática.
Refrán. Botín misio. Los que en vano y sin causa perecen.



Aristóteles
Argumento. Fábula.    



Menandro
Siglo IX. Metakharakterismos, paso histórico de la escritura uncial a la minúscula cursiva.
File, localidad montañosa del Ática, gruta, santuario rústico de Pan y las Ninfas.
Eleutherios. Educación propia de personas libres.
Pan, divinidad oracular en Licosura, Arcadia, gracias a las enseñanzas de Apolo.
Eremía. Soledad.
Exclamación kallínikoi, victoria.
Doncella de augusto padre, eupáteira, Victoria (Nike) es en origen Atenea Nike, hija de Zeus.
(El Misántropo)

Personificación divinizada de la persuasión retórica, asociada a Afrodita y Eros, como muestra la cerámica ática.
(El Arbitraje)


Josefo
Ida, experta, nombre parlante.


Cicerón
Plutarco. Homero habla de Néstor. <<Las palabras fluían de su boca más dulces que la miel>>. Y para esta suavidad nada precisaba de las fuerzas corporales.
Simónides, delicioso poeta y ser humano de ciencia y sabiduría. Pregunta del tirano Hierón, sobre el ser de la divinidad.
Algún hijo de Neptuno. Expresión proverbial, para indicar un carácter áspero y rudo.
Fedro es el más elegante caballero de los personajes pasados.
Leyenda de que Iris era hija de Thaumas, de zauma, maravilla.


Dionisio de Halicarnaso
Pan era la divinidad más arcaica y venerada entre los arcadios.
Mnemósine, una de las Titánides, madre de las nueve Musas.
Las Gracias, diosas de la belleza, el encanto y el atractivo, compañeras de Venus.


Luciano
Dioniso era más famoso por sus viajes al Oriente, pero era una divinidad bastante inquieta, para haber visitado cualquier ínsula atlántica. Según Diodoro, Megástenes había contado los viajes de Dioniso y Heracles por la India y sus huellas.
Señales del paso de Dioniso. Sus milagros eran famosos en la literatura desde los "Himnos Homéricos". El que brotase vino de la tierra era el más típico.
Endimión fue raptado una vez de nuestra tierra mientras dormía y, trasladado a la luna, era el soberano del país. Personaje mítico a quien amó Selene, prendada de su belleza, al verlo mientras guardaba su ganado por la noche. Cumpliendo su deseo, Zeus lo mantuvo eternamente joven, en un sueño permanente, aunque en él podía unirse con su amada, la diosa lunar.
En la luna no hay mujeres, como sucedía en la tierra antes de la aparición de la mítica Pandora. En un comienzo, sólo había hombres. Luciano deduce que debían casarse.
Nacimiento mítico de Dioniso, alumbrado del muslo de Zeus.
Astreo, en la luna, se alimenta del rocío, según A. Diógenes.
En la mitología había alguna isla flotante, como Delos, errática hasta el nacimiento de Apolo.
Nesomachía. Batalla insular.
Prefería Momo que los toros tuviesen los cuernos debajo de los ojos. Divinidad del reproche, hijo de la Noche, según Hesíodo, "Teogonía".
La nereida Galatea, famosa por su idilio con el cíclope Polifemo. Teócrito, "Cíclope".
El mítico Eufemo, el argonauta, poseía el don de caminar sobre las aguas.
Isla de los Bienaventurados, gobernada por el cretense Radamantis. Fuego de las Islas de los Muertos, del fogoso Hades. La representación del Más Allá como una florida pradera por donde cabalgan los Bienaventurados difuntos es tópica.
Las hijas de Minos son Ariadna, que ayudó a Teseo a salir del Laberinto y abandonó en Naxos, y Fedra, que tuvo un trágico final.
Radamantis, hijo de Zeus y Europa, mítico juez del Hades, con Minos y Eaco.
La ciudad de los Aventurados era de oro y la rodeaba una muralla de esmeraldas. Tiene siete puertas con portones de una pieza de cinamomo. El pavimento es de marfil. Templos construidos con berilo y altares de amatista. Corre un río de mirra. En vez de agua, rocío caliente. Como vestido usan telas de araña, sutiles y purpúreas. Pero no tienen cuerpos, son intangibles. 
Eunomo de Lócride, músico reputado, Arion de Lesbos, Anacreonte de Teos y Estesicoro de Himera, líricos del periodo arcaico, profesores de música coral.
Estesicoro de Himera (siglos VII-VI) compuso un poema sobre Helena, que le valió el enojo de esta. Helena lo castigó con la ceguera, pero el poeta supo congraciarse, componiendo su "Palinodia", donde negaba la versión de que Helena hubiera ido con Paris a Troya. Después, recuperó la vista.
En el Más Allá órfico existía la fuente del Olvido.
Ayante, hijo de Oileo, había arrebatado a Casandra del altar de Atenea, a la caída de Troya y en el camino de regreso había naufragado y ya se jactaba de escapar con vida de la decisión de los dioses, cuando fue hundido por Poseidón.
Jacinto fue amado por Apolo, que lo mató en un triste accidente.
Hilas fue el favorito de Heracles, al que una ninfa enamorada raptó en un lago.
El eléboro era un famoso remedio de la locura.
Los filósofos de Alejandría, Aristarco y Zenodoto y sus discípulos, habían marcado con unas líneas verticales, obeloí, o corchetes, aquellos versos, que sospechaban espurios, atetizados.
Que la Luna estaba habitada era doctrina del pitagórico Filolao.
A Empédocles le atribuían poderes mágicos y curativos. Resucitar a los muertos.
Una mujer de las que entienden de magia, una persona volando o transformada en piedra. Tesalia era la región de Grecia más afamada por sus brujas.
Momo, dedicado a calumniar lo que hacen los demás. Personificación de la burla y el chisme.
Sólo Corebo o Margites podrían creer, que Pan acudió como aliado desde Arcadia a Maratón.
(Relatos fantásticos)


Artemidoro
Artistas de Dioniso, technítai, asociaciones de actores, músicos, poetas, establecidas en ciudades o itinerantes, de época helenística o romana. Melena.
Anaplásmata. Grabado, dibujo. Drámata, texto, pape, representación teatral.
Manzanas consagradas a Afrodita.
El lobo (lýkos) expresa el año, a causa de su nombre. Los poetas llaman a los años lykábantes, en cumplimiento de un hábito de estos animales, ya que atraviesan los ríos uno detrás de otro, de igual manera que las estaciones del año completan el ciclo anual, llegando una después de la otra.
Zorra, ocultas maquinaciones.
La serpiente pitón -drákon- simboliza riquezas y dinero, porque custodia los tesoros. Guardiana de los tesoros de los santuarios griegos, se le ofrecía originariamente una torta sagrada, <<pélanos>>; se transformó en un óbolo y es el símbolo de todos los dioses a los que está consagrada. Zeus Sabacio, el Sol, Deméter y Core, Hécate, Asclepio.
Áphodos, partida, salida, retorno, evacuación.
<<Libre>>, Eleuthéra, en las monedas griegas, nombre de la diosa Ártemis (epiclesis). Carácter virginal. Leyenda de Acteón. Sobrevino su muerte por haberse complacido con Ártemis desnuda cuando se bañaba en el monte Citerón.
La Luna estimada una fuente de alimento. Denominada Kore, nombre propio de Selene, Perséfone. Pronostica riquezas, abundancia de recursos y negocios, debido a que se hacen los cálculos al finalizar el mes. Es la causa del hecho de ver.
Huevo que utilizan los pintores, huevo de vidrio de los médicos. Procesos legales judiciales.
Apóthesis. Propia exposición de los hijos que no se quieren.
Kerdós, ganancia, beneficio.
Kerdéa, manera de ganar con astucia.
Álytos, indisoluble.
Trasón, Trasilo y Trasímaco. Thrásos, extraña idea de valor.
Hubo un tiempo, que los hombres, cautivados por el canto de las Musas, olvidaron el alimento y la bebida y, como consecuencia, perecieron. La recompensa fue su transformación en cigarras.
Es menester huir de la fama de la ignorancia.
Écho, poseer, tener experiencias sexuales con alguien y tener algo, sentir placer.
Agave, enloquecida por el ritual dionisíaco, mató a su hijo Penteo, rey de Tebas, el cual prohibió el culto a esta divinidad.
Creencia, según la cual, el Sol tenía doce rayos.
Posidón y Atenea compitieron por el dominio del Ática, que finalmente recayó en Atenea.
Alto valor del oro, metal precioso referido a Afrodita. En la literatura griega es frecuente dar a esta diosa el apelativo de <<oro>>.


Sexto Empírico
Anfitrión, cuya figura tomó Zeus, para suplantarle en el lecho conyugal y conseguir gozar de su esposa Alcmena, engendrando a Hércules.
Intuiciones corrientes, prolépsis, un papel en la teoría de la experiencia epicúrea, prenociones.


Heliodoro
Emprender la huida como las ánimas que aparecen en el teatro. Personajes del tipo de Clitemnestra, en "Euménides" o Polidoro, en "Hécuba", de Eurípides.
Soportar una vida más penosa que la muerte y el amor de un bárbaro, es más penoso, para un ateniense, que el propio odio.
Látigo justiciero de una Erinis vengadora.
El oleaje de calamidades en el que nos hemos hundido. Metáfora clásica, Esquilo.
Fórmula habitual de saludo en griego. <<Ten salud>>.
Crono o Saturno era examinado por los astrólogos el planeta maléfico por excelencia.
No digas eso, es como preguntar si la luna sobresale entre las demás estrellas. Fragmento 44 de Safo.
Concebir el amor como una enfermedad, que penetra a través de los ojos, es una idea general en la novela griega.
Una leyenda explica el hecho de que el adivino Tiresias fuera ciego. Haber visto a Atenea desnuda mientras se bañaba.
Lámpara del drama. Punto culminante del drama.


Filostrato
Simónides de Ceos, poeta lírico coral, del siglo VI.
Aticismo. Movimiento de los círculos literarios, que pretendían una vuelta artificial al ático primigenio, frente al uso de la koiné.
El tema de una pintura famosa, algo de Zeuxis, Polignoto o Eufránor, los cuales gustaban del claroscuro, lo animado, la profundidad y el relieve.
Collar con el que Erífila, madre de Alcmeón, fue comprada, para que persuadiera a su esposo Anfiarao a fin de que participara en la expedición de los Siete contra Tebas.
Olivo de oro de Pigmalión, rey de Tiro fabulosamente rico.
Sabiduría de Esquilo. Se hizo poeta de la tragedia, pero al ver su arte falto de elaboración y no adornado, abrevió los coros, que eran muy prolijos e inventó los diálogos entre los actores, por evitar la desmesurada longitud de las monodias, e ingenió el sucumbir entre bastidores, para que no se matara a la vista del publico. Adoptó un atrezzo asimilable a las índoles de sus protagonistas, encaramó a los actores en el coturno, para que caminaran a la altura de aquellos y fue el primero que los atavió con las prendas, que les dieran un aspecto adecuado, por lo cual los atenienses lo llamaban el padre de la tragedia y lo invitaban, incluso muerto, a las Dionisias, fiestas celebradas en el Ática.
Estesícoro, en el poema "Palinodia", se retractaba de otro anterior, en el que mantenía la versión homérica y defendía la inocencia de Helena respecto a la guerra de Troya. Comenzaba <<No es cierta esa historia>>.
Boeo, poetisa, la cual cantó al santuario de Delfos.
Midas tenía que ver con la raza de los sátiros, como ponían de manifiesto sus orejas. Asistió al certamen musical entre Apolo y Marsias, presidido por el río Tmolo. Dio vencedor a Apolo y Midas mostró disconformidad. Apolo le hizo crecer orejas de asno. Graves, conexión con los dioses dinásticos egipcios, de llevar orejas de asno en la punta de un cetro de caña como señal de realeza, en memoria de Set. Mita reclamó la soberanía sobre el poderío helita, en nombre de Set.
Vestimenta típica de Dioniso y sus seguidores. La espalda ceñida por una piel de ciervo, cuyas patas delanteras, rodeando el cuello, se unían por delante alrededor del pecho.
Espina de la raya conchada, por la que fue herido Ulises. Poema del Ciclo la "Telegonía".
Atenea, virgen por siempre, parió una vez a los atenienses un dragón. Erictonio reinó en Ática, producto de la pretensión de violación por Hefesto. La semilla cayó al suelo y nació Erictonio.
Adonis, divinidad vegetal, amante de Afrodita, cuya muerte y resurrección se celebraban en las fiestas Adonias. Tiestos con hierbas tiernas, flores y frutos tempranos.
Koppa, letra de los alfabetos arcaicos griegos (similar a la Q), posteriormente sustituida por la kappa, con la que se marcaba los caballos como garantía de su pedigree. Inicial de Corinto.
Vellocino de oro del carnero de Frixo, regalo de Hermes a Néfele.
Demócrito liberó de una plaga a los abderitas, Sófocles el ateniense aplacó los vientos que soplaban fuera de estación, Empédocles contuvo la marcha de una nube, que iba a reventar sobre los acragantinos.
Aidoneo, sobrenombre de Hades.
Viaje de Frixo, hijo de Atamante, librado de ser sacrificado, gracias a un carnero con vellón de oro, regalo de Hermes a Néfele, con el que se salvó volando.
Trofonio, en un origen divinidad ctónica, pasa por ser hijo de Ergino, constructor con su hermano Agamedes del templo de Apolo, en Delfos.
Precepto epicúreo. <<Vive sin que nadie se dé cuenta>>.


Amiano Marcelino
El Alfeo, una vez que nace en la Arcadia, cautivado por la atracción de la fuente Aretusa, divide el mar Jónico, según cuentan los mitos, hasta llegar a su amada ninfa. Alfeo, como pretende seducir a Artemis y las ninfas, se enamoró de Aretusa y, para poder perseguirla, se hizo cazador, y cuando Aretusa huyó a Siracusa, la siguió; Aretusa fue transformada en fuente, ante lo cual, Alfeo mezcló sus aguas.
Matiocopo, sibarita, del verbo griego kopéo, cortar, y de matuo, delicias; comida exquisita.
El palio, manto común entre los griegos, era portado por estudiantes y filósofos.
El tebano Hércules construyó el primer camino, cercano a los Alpes marítimos, a los que dio el nombre de Grecia, cuando marchaba por placer a destruir a Gerión y a Taurisco. Dedicó la fortaleza y el puerto de Mónaco al eterno recuerdo de su persona.
Que los poetas clásicos canten las luchas de Héctor, que alaben el valor del general de Tesalia, Aquiles, que grandes generaciones hablen de Sofanes, Aminias, Calímaco, Cinaegiro, aquellos líderes ilustres de las guerras Médicas.
El famoso cretense Epiménides, del siglo IV, vivía en una cueva y marchó a Atenas, para librar a este ciudad de un ambiente criminal.


Historia Augusta
Ofrendas a los comensales. Apophoreta, tributo, regalos.
Orfeo, natural de Tracia, poeta, músico y adivino, tañía la cítara con habilidad, las fieras se amansaban y los pájaros suspendían su vuelo.
Escirón, ladrón, famoso por su crueldad, falleció a manos de Teseo.


Salisbury
En Delos, Latona dio a luz a Apolo y Diana.


Chaucer
Casi había perdido la cabeza, aunque Pan, al que los hombres llaman la divinidad natural, no se había enfadado nunca por sus aflicciones.


Qué falso fue también Teseo quien, como cuenta la historia, engañó a Ariadna.


Ariosto
Briareo, gigante o titán, la mitología le atribuye cien brazos.
Erifile, símbolo de la avaricia.
Humano ánimo o silvestre Dea.
Adonis y Atides, amados por Venus y Cibeles.
Proteo, hijo de Océano y Tetis, guardaba los rebaños marinos de Neptuno. Podía transformar el aspecto, de donde el adjetivo proteico.
Alción fue convertido en ave a fin de aplacar su dolor por la muerte del marido en el mar.
Cual Hécuba rabiosa en rostro y boca, cuando vio a Polidoro sin aliento. Reina de Troya, enloqueció a la muerte de su hijo Polidoro.
Damas. Valerosa Andrónica (Fortaleza), altiva Pronesia (Prudencia), honesta Dicila (Justicia), casta Sofronisa (Templanza).
Cloto, una de las Parcas, hilaba el hilo de la vida, que realmente cortaba la parca Atropos.
Rudo Zenócrates, filósofo famoso por su continencia y por haber resistido la seducción de la bella mujer publica Friné.
Titón, esposo de la aurora, celoso del Sol o Febo.
Ino, huyendo del enloquecido marido, se arrojó al mar con su hijo Melicerta. Los dioses los convirtieron en divinidades marinas.
El cazador Acteón sorprendió a Diana desnuda, mientras se bañaba en una fuente; la diosa le echó agua en la frente y lo convirtió en ciervo, que fue muerto por sus propios perros.
La isla sacra de la Dea amorosa. Chipre, isla de Venus.
Al pie del monte Ida, Paris (pastor, porque se disfrazó para raptar a Helena), príncipe troyano (frigio), dio la manzana, premio a la belleza, a Venus.
Paris, en Esparta (cerca de Amiclea), injurió a Menelao, en cuyo palacio se hospedaba, robándole a su esposa Helena.
Zeuxis, para pintar la imagen dedicada al templo de Juno, reunió varias jóvenes desnudas, para copiar lo más bello de cada una.
Cirra, una de las cumbres del monte Parnaso, metafóricamente la Poesía.
Aganipe, fuente de las Musas.
El de Lemnos es Vulcano, el cual repujó las armas de Aquiles.
Tifo guió a los Argonautas en su viaje a la Cólquida.
Pactolo y Hemo, ríos de oro fino.

Febo a su blanca hermana y bella Diana
mucha más luz da y más la distingue,
que a Venus, o que a Marte, o a otra estrella.

A las Canenas (las Musas) hace despoblar los montes por las arenas.
El tebano Creonte abandonó insepulto a su sobrino Polinices.

Corina y Safo, en la rima bien florecen
y brillan para siempre y resplandecen.

Supuesto hijo de Clitemnestra fue Falanto, a quien la leyenda atribuye la fundación de Tarento.
Progne y Medea dieron muerte a sus propios hijos.
Sacro, execrable Egisto, por el crimen de Agamenón.
Pentesilea, reina de las amazonas, combatió al tésalo Aquiles y socorrió a Héctor.
Escino o Scigno, hijo de Neptuno, invulnerable, muerto por Aquiles, fue transformado en cisne.
En los poemas arcaicos, Júpiter juraba por las aguas de la laguna Estigia, en el infierno.
Fuertes mirmidones, soldados de Aquiles.
Los caballos del sol, Eto y Piroo, cojeaban, por lo que el día avanzaba lento.
Cuando fue concebido Hércules, Júpiter alargó la noche, para gozar más tiempo del amor de Alcmene.
Las Furias de cabellos de serpiente.
Pintores griegos. Timágoras, Parrasio, Polignoto, Protogenes, Timante, Apolodoro, Apeles, Zeuxis.
Ulises osado.
Veloz Lada. Velocísimo mensajero de Alejandro Magno.
Prudente Néstor.
Creta fue loada porque era donde nació el nieto del Cielo, Júpiter, nieto de Urano o el Cielo.
De dos hermanos se loó Delos, Apolo y Diana.
Calay y Zete, hijos de Bóreas, vencedores de las harpías, que atacaban a Fineo.
Gigantes lestrigones, antropófagos de Sicilia o Cerdeña.
Trabajos de Hércules (Alcides) impuestos por su hermanastro y su madrastra Juno.
Tiestes, Tántalo, Atreo, protagonistas de episodios atroces.
Monte de Carena, donde el mago Atalante tenía su castillo encantado.
Las huertas de Hesperia y donde el sol luce.
Aganipe, fuente de las Musas.
La luna (Diana), hermana del sol (Febo, Apolo).
La reina Artemisa eternizó la memoria de su marido Mausolo con el sepulcro.
El Lethe, el río que enfría la sombra en nueve ocasiones.
Al fiero Aquiles, envidia de la clara meonia trompa, el Macedón tenía (Alejandro Magno).
Dita, Dite, la ciudad infernal, ceñida por la laguna Estigia.
Icario, príncipe de Esparta, a quien Baco enseñó a producir el vino, fue exterminado por sus campesinos, que creyeron que les había dado a beber veneno.
Cuerno de Amaltea, cuerno de la abundancia. La cabra Amaltea amamantó al pequeño Júpiter.
Febea lumbre. Luz del sol (febea).
Según la leyenda, los troyanos fundaron Padua; y fueron los paduanos quienes, huyendo de Atila, fundaron Ferrara.
La patria de Nausicaa, la bella isla de los feacios, a la que llega Ulises en su viaje de regreso a la patria.
La familia tebana de Cadmo tenía su origen en la boca de un dragón. Manto, fundadora de Mantua, pertenecía a esa familia.
Piritóo bajó al infierno, para raptar a Proserpina y, en castigo, los dioses lo ataron a una rueda.
De Febo amada y de sus nueve estrellas. Apolo y las nueve Musas.
El canoso Egeo, rey de Atenas, estuvo a punto de envenenar a su hijo Teseo, instigado por la madrastra de este. Pero lo reconoció por la espada del joven, lo que evitó su muerte.
Héctor, el hermano hermoso de Casandra.
(Orlando furioso)


Castiglione
Orfeo dijo que Júpiter era macho y hembra.
Pallas y Ceres, inventoras.
Restituir otra vez al mundo aquella edad de oro, que fue el tiempo que reinó Saturno.
(El Cortesano)


René d´Anjou
Amor de Hércules por Yola.



Shakespeare
Luz radiante que corona la fuente de Febo.
(El Rey Lear)

Crudelísima muerte de Píramo y Tisbe. Se amaban, frente la voluntad de sus padres y, tras concertar una cita secreta, Píramo se suicidó, creyendo que un león había devorado a su amada. Un amante que se mata galantemente por amor. Píramo apuesto y todo un caballero.
Repertorio de espectáculos. La batalla con los centauros; la orgía de las bacantes, que en su rapto y ebriedad, desgarraron al cantor de Tracia; las nueve Musas, llorando la muerte del Saber, que fallece en la pobreza, sátira mordaz y acusadora; la pesada y breve actuación del joven Píramo y su amada Tisbe, comedia muy trágica.
(El sueño de una noche de verano)

Dioses que armaron a la reina de Troya con ocasión de dura venganza, frente al tirano tracio en su tienda. Hécuba, reina de Troya, al caer la ciudad, fue esclava del tirano tracio Polimnestor, a cuyos dos hijos mató, cegando a Polimnestor, en venganza por la muerte de su hijo Polidoro.
Los griegos, bien aconsejados, sepultaron a Áyax, que se mató. Y el prudente hijo de Laertes arguyó generosamente pidiendo funerales por él. A la muerte de Aquiles, su armadura fue concedida a Ulises. Áyax, que también aspiraba a la armadura, enloqueció y atacó un rebaño de ovejas, creyéndolo un ejército enemigo. Vuelto a la cordura, se suicidó de vergüenza. Pero por consejo de Ulises se le sepultó con todos los honores.
Cima del Olimpo, a salvo de los disparos de la fortuna, protegida del estampido del trueno y del relámpago, más allá del amenazador alcance de la pálida envidia.
Con palidez brilló la luna sobre Píramo, cuando quedó tendido en la noche, bañado en sangre virginal. Se suicidó por creer que su amante Tisbe había sido destrozada por un león. Tisbe se mató a su lado.
Cayendo dormido como Cerbero a los pies del poeta tracio. Orfeo.
(Tito Andrónico)

Vivir como sacerdotisa de Diana, entre frías sábanas.
Resbaladizo y duro nudo gordiano.
(Cimbelino)

En la isla de Delos nació Apolo y se erigió un santuario destinado a esta divinidad.
Oráculo sellado, que en mano entregó el sacerdote de Apolo.
Autólico, nacido bajo el influjo de Mercurio, era afanador de humildes menudencias. Hijo de Mercurio y reputado ladrón.
Deucalión, hijo de Prometeo, sobrevivió al diluvio y repobló la tierra. Es el equivalente griego de Noé.
(El Cuento de Invierno)


Jonson
Si son propicias las musas, elevaré nuevamente el rostro de la poesía y, liberada de todo andrajo vil, destrozado, con el que los tiempos adulteraron su aspecto, conseguiré devolverle su hábito primitivo, su semblante y majestad originarios y lograré hacerla digna del abrazo y del beso del ánimo más grande de este mundo.

He aquí el alma encerrada, el alma de Pitágoras,
ese divino impostor, como al instante se os dirá,
cuya escurridiza alma él de Apolo recibió;
a Etálidas fue insuflada, el sucesor de Mercurio,
con el don de recordar todo lo que ha acontecido.
Desde allí se dirigió, en feliz transmigración,
a Euforbo, el de áureos rizos, quien en buena lid fue
muerto
en el asedio de Troya por el cornudo de Esparta.
Hermótimo fue el siguiente
al que su alma fue a parar, para pronto abandonarla,
por un tal Pirro, de Delos, con quien aprendió a pescar.
Y desde allí se insufló en el Sofista de Grecia.
De Pitágoras marchó hasta Aspasia
y otra vez a filósofo pasó, Crates, el Cínico.
Desde entonces, soberanos,
bribones, mendigos, caballeros, bubones la tuvieron,
y animales, desde los que se expresó en el gallo remendón.

Euforbo falleció a manos de Menelao.
Asón, el padre de Jasón, en las "Metamorfosis" (VII), recobró la juventud, gracias a la colaboración de Medea y a quien su hermano Pelias despojó del trono.

Ese indolente deseo, anticuado, envejecido,
de saber, como Ulises, de las gentes, sus modales y sus
mentes.

El polvo entregado por Apolo, de Venus hizo una diosa y permanentemente joven la mantuvo. De Venus llegó a Helena y se perdió, por desgracia, en el saqueo.

Y será nuestra bebida un preparado de oro y
beberemos de él hasta que el techo dé vueltas por el vértigo.

Juvenal, al mencionar en sus "Sátiras" (VI) las sensaciones que experimenta Venus bajo los efectos de la embriaguez, se refiere al vértigo, que hace que el techo dé vueltas.
Zeus -Júpiter en la mitología romana-, oculto bajo la apariencia de toro, llevaría a Europa, a nado, hasta Creta, la de los aromáticos vinos.
Ericina, la diosa del amor, nombre derivado del templo que existía en honor de Venus, en el monte Erix de Sicilia, donde se la veneraba como Urania.
La impotencia de Néstor de Pilos, que Juvenal insinúa en sus "Sátiras" (III).
El valor de los romanos y el hedonismo de los griegos.

Aquella extraordinaria y poética guirnalda. Júpiter
nunca pudiera inventar una capa más sutil
para pasar a través de la guardia de Acrisio. Es algo
que a todo otorga la hermosura, la juventud y la gracia.

La poética guirnalda, según la "Ilíada" XIV, era atributo de Venus y poseía la aptitud de transformar la fealdad de quien la llevaba en hermosura y despertar su pasión, incluso en la ancianidad.
La sutil capa que permitió a Júpiter atravesar la guardia fue la lluvia de oro en la que se transformó, para tener a Dánae, la hija del soberano de Argos, a la cual su padre, Acrisio, había encerrado en una torre de bronce, para evitar que se cumplieran los oráculos, que habían predicho su muerte a manos de esta. A pesar de sus precauciones, Dánae concibió a Perseo y aunque Acrisio lo arrojó al mar, dentro de un cofre, con su madre, los dos lograron librarse y, más tarde, Perseo mató de forma accidental a su abuelo.
Con tres patas porque, como aclaró Edipo al replicar correctamente al enigma de la Esfinge, se encuentra en la senectud y tiene menester de la ayuda del bastón.
(Volpone)


Marlowe
Cabellera rizada de Aquiles.
Dulce canto que la Musas entonaron a propósito de Piérides, o cuando Minerva disputó con Neptuno.
La belleza, madre de las Musas.
Bella doncella que Pigmalión esculpió en marfil y que el amable Io metamorfoseó.
Serpéntea guirnalda de Tisifon.


Galileo
Pritaneo. Edificio ateniense donde se alimentaba a los ciudadanos beneméritos a expensas del erario publico.


Anaxágoras retiene el cometa como un conjunto añadido de estrellas reales. En unión con Esquilo, Hipócrates no disiente en ningún particular de los pitagóricos, y Aristóteles, exponiendo la experiencia de los pitagóricos, para quienes el cometa es una estrella errante, que se aproxima lentamente, para después huir rápidamente, refiere, "Análogamente, se expresan los seguidores de Hipócrates de Quío y de su discípulo Esquilo; según estos, el cometa no tiene la cabellera como una cosa propia, sino que la recibe alguna vez, móvil con respecto a su sitio, por la refracción hecha en nuestra vista por el sol".
El cedazo de las Bélidas, el cedazo que las hijas de Danao debían pretender llenar de agua, como castigo por haber matado a sus maridos.


Hobbes
El terror pánico es llamado por las fábulas que hacen de Pan su autor.
Prometeo, interpretado, significa "el hombre prudente".
Venus, causa de la fecundidad. Apolo, causa de las artes. Mercurio, causa de la sutileza y el ingenio. Eolo, causa de las tempestades y tormentas.
Persona. Cara, en griego.
Vapor de la cueva del oráculo pítico de Delfos.
Paseo del templo de Pan. Liceo.
(Leviathan)


Johnson
Dragones de Medea.


La Fontaine
Venus Callipyga.
En su cariño profundo, puso la divinidad un día en el mundo a Apolo, su ayudante, y le dijo con favor, <<nombra tu lo que yo fundo.>>
Atís era la gracia del galante, y su carrera caballero andante.
Cadmo, el cual en su vejez se hizo serpiente.
Retrato de Isis, imitado de Anacreonte. ¡Oh, tu, pintor sublime, / que la palma de ternura ganaste en Citérea, / pinta a la ausente Isis dea! / Mezcla con frescos lirios blancas rosas, / añade las sonrisas de Cupido./  Podrás hacer en Citérea, / de esta Isis una Venus portentosa.     


Racine
Pirro, hijo de Aquiles, soberano del Epiro.
Hermione, hija de Helena, prometida de Pirro.
Orestes, hijo de Agamenón.
(Andrómaca)

Erifila, hija de Helena y de Teseo.
(Ifigenia)

Teseo, hijo de Egeo, soberano de Atenas.
Fedra, mujer de Teseo, hija de Minos y Pasifae.
Hipólito, hijo de Teseo y Antíope, reina de las amazonas.
Fedra, madrastra de Hipólito.
(Fedra)


Otway
El caballo alado del libertador de Andrómeda.
Alcides apoyado sobre las columnas que elevó.
(La Huérfana)


Leibniz
Famosa Casandra, a quien los dioses habían condenado a no ser creída por los troyanos.


El destino consiste en que todo está mutuamente entrelazado como en una cadena. Los poetas clásicos, como es el caso de Homero, la han llamado la cadena áurea, que Júpiter soltó del cielo sin que pueda romperse y esta cadena consiste en la sucesión de las causas y los efectos. Todo acaece matemáticamente, infaliblemente.
Si todo es verosímil y determinado, es inútil que me esfuerce en hacer el bien. Sofisma, que los clásicos llamaron la razón perezosa (logon argon).
Defensa que hizo Marte en el Areópago. Primera sentencia pronunciada en un proceso legal por un crimen. La hija de Marte, Alcipe, fue violada por un hijo de Poseidón, Halirrotio. Ares decide vengar el ultraje, dando muerte a este ultimo, siendo juzgado y absuelto por los otros dioses del Olimpo, en una peña de Atenas, el Areópago (peña de Ares).


Fenelon
Apolo, hijo de Júpiter y Latona, inventor de la medicina, la lira, la poesía y el arte de adivinar.  Es el príncipe de las musas.
Pigmalión, rey de Fenicia, cuyas crueles manos están tintas en la sangre de Simeo, esposo de Dido, su hermana. Dido, poseída del deseo de venganza, huyó de Tiro con una flota, siguiéndola los más de entre los que aman la virtud y la libertad, hasta las costas de África, donde han fundado la soberbia ciudad de Cartago. Como Pigmalión tiene una sed horrible de riquezas, cada día se hace más despreciable y odioso. Las riquezas en realidad le son inútiles, porque no hace uso. Sólo hace cuanto sus pasiones le exigen y se halla sujeto por la avaricia, el miedo y las sospechas. Nunca se permitía ver y sólo con temor se veían las altas torres rodeadas de guardias, donde tenía su cárcel.
Vestiduras ceñidas con el famoso cinto, que usan las Gracias.
Las Gracias, llamadas también Carites, fueron hijas de Venus y acompañaban siempre a la diosa.
Hesperia, Italia, llamada por los griegos por estar al poniente.
Ninfas de la isla de Naxos, mar Egeo. Habiendo nutrido a Baco, fueron convertidas en estrellas (las Ilíadas), por el cuidado del hijo de Júpiter y Semele.
Eurídice, una joven semejante a las demás.
Claridad de la luna, poderosa divinidad que, siendo en el cielo el astro resplandeciente de la noche y en la tierra la casta Diana, es en los infiernos la formidable Hécate.
Ericton, el inventor de la moneda, con cuyo invento se simplificó el comercio en las islas de Grecia. Supo prever los inconvenientes anejos a la invención. Poco después de él apareció en Grecia Triptolemo, llevando en la mano el arado y ofreciendo los dones de la diosa Ceres a los pueblos.


Fontenelle
Replicó Fedro a Oenone. Cuando el cielo no era más que esta bóveda azul, en el que las estrellas estaban clavadas, el Universo semejaba pequeño y estrecho; me sentía en él oprimido. Actualmente, que se ha dado infinitamente más extensión y profundidad a esta bóveda, dividiéndola en miles de torbellinos, respiro con más libertad y el Universo tiene otra magnificencia.



Winckelmann
Orthos. Figura cuya actitud es tranquila y sin acción.
Leucografein. Pintura monocroma en blanco, utilizada por Zeuxis.
Harmogé. Colores quebrados y suaves.
Cinta amarilla, atributo simbólico de la Musa trágica, la cual lleva un cinturón más ancho que las demás Musas.       
Melpómene, Musa trágica, peinada a la manera de las doncellas, con los cabellos atados en la parte alta de la cabeza, signo que ayudaba a diferenciarlas de las mujeres casadas.


Diderot
Prometeo, hijo de Jápeto, separa los elementos de la materia y compone el ser humano, en el que las fuerzas, la acción y las costumbres varían, según la diversa combinación de los elementos. Pero Júpiter, al que Prometeo había olvidado en sus sacrificios, le priva del fuego, que debía animar la realización. Prometeo, conducido por Minerva, sube a los cielos, aproxima la férula a una de las ruedas del carro del Sol, recibe el fuego en su tronco hueco y lo lleva a la Tierra. Para castigar su temeridad, Júpiter da forma a la mujer, en la fábula con la designación de Pandora; le da una vasija, que encerraba todos los males que podían desolar la raza de los hombres y la envía a Prometeo. Prometeo devuelve a Pandora y la fatal caja. Júpiter, burlado, manda a Mercurio prender a Prometeo, conducirlo al Cáucaso y encadenarlo en la profundidad de una caverna, en donde un buitre hambriento desgarrará su hígado siempre regenerado. Lo que se ejecutó. Hércules liberó a Prometeo posteriormente. El buitre es un emblema de la meditación profunda y de la soledad.
Arcaicos ateos, Teodoro de Cirene, Diágoras de Melos, Critias.
Empédocles. Hay dos comienzos. Uno activo, o mónada, y otro pasivo, o materia. La mónada es un fuego inteligente del que todo emana y al que todo se reduce.
Lamproclo, hijo de Sócrates.
El Sorites. Argumento llamado montón (soros). Un grano, dos, tres, no son un montón de trigo; luego no hay un montón de trigo.
La cortesana Lastenia de Mantinea frecuentaba la Academia. Axiotea iba con ropas de hombre.
El lema, el proslema y el epíforo son las tres partes del argumento.
La escuela eleática dio origen a la escuela epicúrea.
Orestes y Pílades se querían igual que se existe, que se vive; sin dudar. Era un sentimiento permanente, que tal vez nunca se habían manifestado el uno al otro. Si bien las buenas acciones recíprocas cimientan las amistades ambiciosas, tal vez no afectan esas otras amistades animales y domésticas.

Buda es sinónimo de Hermes.
Anacarsis, uno de los Siete Sabios de Grecia, era escita, hijo de Cadusto y de una griega. Fue a Grecia y encontró a Toxaris, uno de sus compatriotas, el cual le presentó a Solón. Solón se complació en instruir a Anacarsis, en incorporarlo en las mejores casas de Atenas y logró proporcionarle estima, hasta el punto de que fue el bárbaro a quien los atenienses concedieron la ciudadanía. Emprendió el camino de retorno a su país por Cizique. Saulnis, su hermano, lo atravesó con una flecha. Escribió en versos, porque era la costumbre de su tiempo, respecto de las leyes, de la sobriedad y de la guerra. Se le atribuyen algunas invenciones mecánicas
Lino sucedió a Prometeo. Fue teólogo, filósofo, poeta y músico. Inventó el arte de hilar los intestinos de los animales e hizo cuerdas sonoras, que sustituyeron, en la lira, los hilos de lino con los que estaba acordada. Tuvo como discípulos a Hércules, Tamiris y Orfeo. El primero fue un torpe de mente, al que no le gustaba el castigo y que lo merecía a menudo. Algunos autores acusan a ese discípulo brutal de haber matado a su preceptor. Orfeo fue célebre entre los griegos, lo que no impidió a Aristóteles y a Cicerón pretender que no había existido. La fábula le atribuye a Apolo por padre y a Calíope por madre. La Historia lo califica contemporáneo de Josué. Va desde Tracia, su patria, a Egipto, donde se instruye.
Orfeo formó, a partir de la mitología de los griegos, un cuerpo de doctrina. Instituyó la adivinación y los misterios. Celebraba ceremonias secretas, manera garantizada para dar solemnidad a puerilidades, tales como las fiestas de Baco y Hécate, las eleusinas, las panateneas, las tesmoforias. Mandaba a los iniciados el silencio más riguroso. Fijaba reglas para la votación de prosélitos, que se reducían a admitir en la participación de los misterios, a almas sensibles, de imaginaciones ardientes, con aptitud de una doble visión y de encender el ánimo de otros. Prescribía pruebas consistentes en purificaciones, declaración de las faltas cometidas, mortificación de las carnes, continencia, aislamiento y las austeridades monásticas. Para llegar a conseguir que el secreto de esas asambleas fuera impenetrable a los profanos, distinguió diferentes grados de iniciación. Los iniciados tuvieron un idioma particular, con caracteres jeroglíficos. Construyó su lira de siete cuerdas; inventó el verso hexámetro. Tuvo un ascendente en los ánimos, a juzgar por lo que la hipérbole de los poetas nos permite sospechar. Orfeo exponía que la divinidad y el caos existían desde la eternidad. Que la Luna, el Sol, las estrellas, los dioses, las diosas y los seres emanaban del seno de la divinidad. El aire fue el primer ser que emanó y se colocó entre el caos y la noche. Del caos y del aire se engendró un huevo, del que Orfeo hizo nacer una cadena de puerilidades. Pronosticaba que el mundo terminaría por el fuego y que de las cenizas del Universo abrasado renacería otro. Después de la pérdida de Eurídice empezó a predicar el celibato y las mujeres, indignadas, lo masacraron durante la celebración de las fiestas de Baco. O esa divinidad vengativa, que había desatendido en sus cantos y Venus, de la que había abjurado el culto por otro, que la desagradaba, irritaron a las vacantes, que le destrozaron. O fue fulminado por Júpiter, como los campeones de los tiempos legendarios. O las Tracianas se deshicieron de un ser humano, que arrastraba a sus maridos a la huida. O fue víctima de los pueblos que, impacientemente, soportaban las leyes que les había impuesto. A Orfeo se atribuyen poemas y dichos, que se inscribían en placas y que se enterraban con los muertos, himnos y un poema épico, "Argonáuticas".
Museo fue discípulo de Orfeo. Se le atribuyó la invención de la esfera, que luego se reivindicó en favor de Atlas y de Anaximandro. Algunos autores comentan que falleció en Falera.
Támiris sucedió a Museo en la historia legendaria. Ganó el premio en los juegos olímpicos. Desafió a las musas a un combate de canto, en el que fue vencido y castigado con la pérdida de la vista y el olvido de sus talentos. Fue hijo del músico Filemón y de la ninfa Argíope.
Anfión, contemporáneo de Támiris, añade tres cuerdas a la lira de Orfeo y suaviza las costumbres de los tebanos. Era hijo de Antíope y de Zeus, hermano gemelo de Zeto y esposo de Níobe. En su niñez, fue cuidado por unos pastores. La madre incitó a los hermanos, para que se apoderaran del reino de Tebas. Rodearon la ciudad con murallas. Zeto transportaba las piedras a su espalda, mientras Anfión las atraía con su lira.
A Melampo le erigieron templos después de su muerte, por haber curado a las hijas de Preto de furor uterino. Utilizó eléboro. Melampo significa ser humano de los pies negros. Cuando nació, su madre lo puso en la sombra, pero no advirtió que sus pies estaban al sol.
Desde tiempo inmemorial, los planetas y los metales han sido designados con idénticos nombres. Saturno es el plomo. Saturno devora a sus hijos. Semejantemente, el plomo ataca las sustancias metálicas. Para curarlo de esa cruel avidez, Rea le hace comer una piedra. El plomo, al unirse con las piedras, se vitrifica y no ataca los metales.
Homero imaginó el cinturón de Venus y fue el padre de las Gracias.
Las leyes eran el tema de los cantos de Tirteo, Terpandro y otros poetas de la época.
Radamante, el que mereció por su integridad la ejecución de juez de los infiernos, fue uno de los legisladores de Creta. El temor de las disensiones, que puede excitar el culto, o la veneración de los dioses, le llevó hasta prohibir pronunciar sus nombres. Estimado hijo de Zeus y Europa, una leyenda local lo hacía hijo de Hefesto. Fue hermano de Minos.
Minos fue el sucesor de Radamente, el émulo de su justicia en Creta y su colega en los infiernos. Fue a las cavernas del Monte Ida a consultar a Júpiter y de aquí, que promulgara a los pueblos no sus mandatos, sino la voluntad de los dioses.
Pítaco nació en Lesbos. Alentado por los hermanos del poeta Alceo, comenzó cumpliendo el peligroso propósito de liberar a su patria. En agradecimiento por esa prestación, sus conciudadanos le nombraron general, en la guerra con los atenienses. Pítaco propuso a Frinón, el cual mandaba al enemigo, economizar la sangre de personas honestas y terminar la querella con un duelo.
Había en la Academia esculturas de Diana, del Amor, altares consagrados a Minerva, a Mercurio, a las Musas, a Hércules y a Júpiter, apodado Kataibates; las Tres Gracias y la sombra de algunos plátanos viejos.
(La historia de la filosofía en la Enciclopedia)


Fielding
Hécuba, mientras estaba encinta de Paris, soñó que engendraba una antorcha, que prendía fuego a la totalidad de Troya. Herodoto. Astiages, alarmado por ese sueño, encargó a su primer dignatario, Harpago, que matara al niño, pero no lo hizo y finalmente Ciro derrocó a su abuelo. Cicerón, en su "De divinatione", cita unos versos de un poeta anónimo, en los que se describe el sueño de Hécuba.
(Tom Jones)


Sófocles, en la parte final de "Áyax", hace alusión a una forma de hacer trampas con sombreros, y el escolástico nos habla en sus notas de un Cresfontes, que era un experto en dicha técnica.
Una vez hubo Himeneo, con su antorcha encendida, expulsado a Cupido de la casa, una vez el ardor de la pasión o apetito comenzó a aplacarse.
Herostrato, para obtener la fama, prendió fuego a la cúpula del templo de Diana, en Éfeso.
(Joseph Andrews)


Da Ponte

Que se quede ese canalla con Proserpina y Plutón.
Es el fin del que actúa mal.
Y de los malos la muerte a su vida es siempre igual.



Pascal
Maldición de los griegos sobre los que cuentan los periodos de tiempo.
El gran Pan ha muerto.


Sterne
Eneas fuerza la puerta y corre al encuentro de la absorta sombra de Dido, la Abandonada, pretendiendo reconocerla. Esta, agitada por el dolor, se vuelve a otra parte, rechazando al culpable de su miseria y deshonra.



Smollett
Eris o Éride, diosa de la Discordia, representada con alas negras.
Arión de Lesbos, personaje mitológico del siglo VII, poeta y músico, cuando estaba a punto de ser aniquilado a bordo de un barco, entonó una canción, que atrajo unos delfines, a lomo de uno de los cuales consiguió alcanzar la costa.
La poetisa Safo, también conectada con la música, siglo VI, se suicidó por amor, lanzándose al mar desde la roca de Léucade.
(Roderick Random)


Godwin
Los registros más arcaicos del tiempo son los anales de los invasores y campeones, Baco, Sesostris, Semíramis. Estos príncipes condujeron a millones de hombres bajo sus enseñanzas y asolaron innumerables provincias.
Los griegos y romanos estimaban a los dioses protectores, lo cual les comunicaba invencible coraje.
(Investigación respecto de la justicia política)


Humboldt
Para los griegos, era sagrado el olivo de la ciudadela de Atenas y el olmo de Éfeso.
Cécrops, el fundador de ciudades.


Schiller
Diosa de Cnido.
El rostro de una Leucotea.
La sublime belleza se la reconoce en la forma divina de una Níobe, en el Apolo de Belvedere.


Byron
Hijas de Pafos.


Pafos se derrumbó destruido por el tiempo.
El agua del Leteo.
Las viejas centurias, cuando Grecia y los griegos no eran oprimidos por los pueblos bárbaros.
El fabuloso cinturón de Citerea.
(Las peregrinaciones de Childe Harold)


Jean Paul
El templo délfico de la divinidad de las musas unía las razas de Grecia.
Cualidades plásticas o imparcialidad de la poesía griega.
La divinidad de la poesía de los griegos reúne la luz, la lira, la planta que cura y la flecha que mata al dragón. Este cortejo divino, no ha fijado su cielo poético más que sobre el Helicón, el Parnaso y el lado de los arroyos de estas dos montañas.
San Bernardo acepta que Lucifer -o la serpiente- escapó por el monte de la ciencia. Los paganos ciegos llamaban a este monte el Parnaso.
La imaginación hacia la que los hombres han sido mal guiados por Apolo o Asmodeo, por las Musas o los diablos, es la causa de las enfermedades, cuyo numero ha podido minorar la Estupidez.
La caverna de Eolo, ese lugar donde soplan los cuatro vientos; el teológico, el jurídico, el médico y el filosófico.
El Parnaso, en el que los poetas construían su albergue.


Creuzer
Los artistas clásicos usaban bustos de Sileno sobre un pilar de Hermes, para preservar sus mejores realizaciones de arte. Este destino subordinado que se daba al semidiós, dio lugar a la comparación con el filósofo Sócrates.
Los poemas satíricos de Timón de Fliunte eran llamados silones.
Sileno, padre de la ironía, prodigioso Eirón. El que pregunta con fingida ignorancia.
Historiae, en el sentido de recopilación empírica de historias, no Historia. Proceso orgánico con sentido.
Bión del Proconeso (Mármora) fue contemporáneo del filósofo Ferédices de Siro, 544. Bión trasladó la fuente, en la que Sileno se había embriagado, a Tracia, que en aquel tiempo abarcaba Macedonia.
Sileno, el que no se permite ver. A los viejos sátiros se les llamaba silenos.
En el país de los brigios -una estirpe macedonio-tracia-, reinaba, famoso por sus artes y sus tesoros, Midas, hijo de Gordio. Había tenido la fortuna de escuchar en la región de Pieria las doctrinas secretas de Orfeo.
Cécrope. Atenas.
Sileno era afamado por su amor a las flores y la poesía y las artes plásticas le otorgaron la yedra.
Sileno, hijo de una ninfa, careciendo del brillo de los dioses, se elevaba por encima de la baja humanidad sin estar sometido a la muerte; era un ser que, dotado de trazas humanas tenía, no obstante, figura deforme.
Entre los naturales de Pérgamo y los hebreos, según Pausanias ("Eliaci"), se mostraban los sepulcros de los silenos.
Silenos de puntiagudas orejas y cola de cabra. Friso de Lisícrates.
La Mérope de Teopompo recuerda la Atlántida de Platón ("Critias" y "Timeo"), donde habrían nacido los dioses. Una leyenda que Solón debió haber oído de los sacerdotes egipcios y en la que creían Posidonio y Estrabón.
Sileno y Pan gustaban buscar su morada en el familiar silencio de las campiñas.
Basárides. Sacerdotisas de Baco, vestidas con pieles de zorra.
Sereno semblante jovial de las cabezas de Sileno.
Hipocorisma, forma estilística consistente en hablar con diminutivos, eufemística o cariñosamente, como los niños.
La filosofía solía ligar la inclinación a perecer con la imagen mítica de la libertad sin restricciones. La calavera con la mariposa, al lado del filósofo que lee un libro.
Oblicuo, Loxias, sobrenombre de Apolo, debido a la oscuridad de sus oráculos.
Pintor Filoxeno.
Era costumbre el caracterizar, mediante una humanidad animal, las cualidades divinas ligadas al poder de la profecía. Los leones-hombres de Egipto, las androsfinges (seres dobles), la doncella que propone fatales enigmas (nombre de la Esfinge, en "Edipo rey", de Sófocles), a la que Diodoro llama animal biforme.
Historiae jónica.
Fauno con cuernos y pies de cabra.
Cissybium. Vaso hecho de madera de hiedra con una sola asa.
Porfirio. A las Pléyades las llama Pitágoras lira de las musas.
Árboles encantados de esencia dual, árboles prodigiosos, son comparados con el plátano.
La imagen de Astarté aparecía en las monedas unida a Sileno o la imagen de Cibeles.
El Amón de los egipcios, imagen de la oposición entre la luz y las tinieblas. Tenía cuernos de carnero. También Baco fue configurado con cuernos de carnero.
Fiesta de los cántaros en Atenas, al segundo día de las Antesterías, en honor de Baco.
Fauno, rey de los aborígenes, convertido en divinidad (genius loci) tras su muerte.
En el foro de las ciudades, en el lugar en el que se celebraban los procesos legales, se hallaba un grupo de Apolo y Marsias.
En la ciudad Tracia de Deultum, Baco aparece con el tirso, la pantera y una crátera.
El apio, planta báquica.


Scott
El ken-no (ya no sé) tiene un origen más arcaico y se remonta hasta los ritos sagrados de la Bona Dea. La familia hacía, afectando gran misterio, un queso grande y exquisito, para el regalo de las comadres, que asistían al momento decisivo del parto. La existencia del ken-no era desconocida para los hombres de la familia, sobre todo para el marido; este debía conducirse cual si ignorara lo que había preparado, aparentar que apremiaba a las mujeres, para ir a comer y mostrarse sorprendido de hallar negativas obstinadas a gustarlo. Pero apenas el esposo había vuelto la espalda, se sacaba el ken-no y cuando cada comadre había tomado su parte y bebido el groaning malt, el resto se repartía entre los demás comensales, que lo llevaban misteriosamente a casa.


Eumeo, oficio de porquerizo.
Fatídicas hermanas, las Parcas, tejen y destejen el hilo de las vidas humanas.

Estribillo báquico.
Con la boca abierta, como si hubiese visto la cabeza de la Medusa.
Dédalo de dificultades y artificios.
(Rob Roy)

Aspecto de las viejas furias, canas despeinadas, deleite de venganza cumplida, fuego de la locura.
(Ivanhoe)

Dormidos en los brazos de Baco y Morfeo.
Hidra de la conspiración.
La beldad, cuyos ojos semejaban dos astros, hijos gemelos de Leda. Estilo elevado.
Báquicas proezas.
(Peveril del Pico)


Chénier
Edipo, con incesto y parricidio, llamó de las negras Euménides las iras.
Delicada Musa.
Los delirios hipócritas de Zoilos habladores. Crítico de Homero.


Constant
Los griegos respetaban a los cautivos que podían recitar versos de Eurípides. Plutarco, "Vida de Nicias".



Merimée
Pieza excelsa de Eutyches, Myron.


Belleza tranquila y severa de los escultores griegos, los cuales por sistema, daban a las facciones una majestuosa inmovilidad.
Diomedes vio a todos sus compañeros transformados en pájaros blancos.


De Quincey
Mesa puesta con agasajo, suficiente variedad de alimentos y vino, a la manera anacreóntica, repartido por la mesa, al alcance de cualquier comensal.


Schelling
Los griegos, al crear a Eros de la riqueza y la pobreza y hacer que el mundo fuera formado por él, han aludido a aquella referencia de la materia con la forma imaginaria. En la materia reside la posibilidad infinita de las formas y figuras, y dado que, respecto de lo supremamente perfecto son uno, sus tiempo, posibilidad y realidad, aquellas formas están eternamente expresadas en la materia y son sin tiempo alguno, reales.
Los pitagóricos llamaron a la mónada el padre y a la díada la madre de los numeros.
(Bruno)



Hegel
La mnemotecnia consiste en transformar los nombres en imágenes y rebajar de nuevo la memoria a imaginación. El inventor de la técnica habría sido el poeta Simónides.



Schopenhauer
Dentro del tiempo, cada instante sólo es tal, en cuanto haya aniquilado al momento que le precede, para verse aniquilado a su vez con igual premura. Pasado y futuro son vanos como un sueño, pero el presente sólo es la frontera inextensa y sin duración entre los dos. También el espacio tiene una existencia relativa. Heráclito lamentó desde tal perspectiva el eterno flujo de las cosas. Platón denigró su objeto como lo que deviene por siempre, pero nunca es.


En el ser humano, la testa aparece libremente levantada sobre el cuerpo y sólo portada por él, no le presta ayuda. Esta concesión humana se representa de manera eminente en el Apolo de Belvedere. La cabeza de la divinidad de las musas, que vislumbra la lontananza, descansa sobre los hombros libremente como si se desprendiera del cuerpo, a cuyos cuidados no parece obedecer. Las musas oficiaron como jueces en el certamen musical, al que Apolo se vio desafiado por Marsias.
Teoría del ineludible destino. Razón perezosa. Tal denominaban los griegos la razón, que declaraba inútil cualquier tipo de indagación y signo de resolución. Se haga lo que se haga, acontecerá cuanto tiene que acontecer.
Tonel de las Danaides. Las cincuenta hijas de Danao (hermano gemelo de Egipto) figuraban entre las divinidades acuáticas como ninfas de los manantiales de la Argólida.
La teoría de las ideas se debe originariamente a Pitágoras.
Las tragedias de Esquilo pretendían hacer entender a los hombres la justicia divina, a través del dolor. Aceptando los presupuestos morales de su época, para Esquilo la culpa es hereditaria. Quien comete la falta debe sufrir. Aunque puede ocurrir en la persona de su hijo.


Balzac
Pegaso, caballo alado que, de una patada, hizo brotar la fuente Hipocrana, a donde los poetas iban a proveerse de inspiración.


Urania, musa de la astronomía y del cálculo.
Exclamación de Pyrrhon, al quedar entre el bien y el mal.
Las falaces Musas.
La lanza de Aquiles curaba las heridas que hacía.
La senda de las Musas.
Ramilletes de Cloris.
Los gansos acusadores del poeta Ibicus.
Amaba a la manera de Alceste, cuando quería ser amada a la manera de Filinto.
Anteo vuelve a tener fuerzas al besar a su madre.
Elegantes arrugas apreciadas en la corte de Citeres.
Dulces desvaríos de la diosa Venus.
Dando nueve vueltas, como hizo antaño el general Aquiles con el cadáver del pobre Héctor.

Improvisaciones aburridas de Corina.
(Modesta Mignon)


Hugo
Existe una usanza, según la cual, el primer verso de la "Ilíada" es un verso de Homero.
El escudo de Aquiles (canto XVII) era comentado en los templos de Danco, hijo de Pitágoras.
Esquilo, iluminado por la intuición inconsciente del genio. Rebelión de Prometeo.
Esquilo no guarda ninguna de las proporciones. Es rudo, abrupto, excesivo; siente menos la obsesión de las ninfas, que le las euménides; es partidario de los titanes y entre las diosas escoge las más sombrías y a las gorgonas.
Admiraría a Solón, Zenón, Antípater, Eudoxio, Lisis, Platón, Epicuro, Aristóteles y Epiménides, el saber que la luna no regula el año. A Antípater, que el cielo no está formado por cinco círculos.
Crisipo. El sol bebe en el Océano y la luna en los ríos.
Esquilo inventa el coturno, que agranda al ser humano, y la máscara, que exagera la voz. Metáforas. El mar es una selva; cuando aparecen las furias de Esquilo, las mujeres abortan.
Ya no se usa la carreta de Tespis, ni el tablado de Susarión, ni el circo de madera de Corilo. Atenas ha edificado teatros de piedra, construidos a cielo abierto. Había una extensa plataforma llena de puertas y de gradas al lado de las paredes. Los actores se movían libremente en ese escenario. En el centro colocaban la timelea, pequeño altar consagrado a Baco, hoy concha del apuntador. Frente la plataforma un ancho tendido de gradas de piedra, donde se sentaban confusamente cinco o seis mil hombres. Muchedumbre.
La trilogía se convierte en tetralogía y la representación termina con una sátira. Los faunos, egipanos, bacantes, sátiros y evantes finalizan el espectáculo con una farsa. Entre los cómicos, los casi sacerdotes (los hombres de Baco), está el actor favorito, que sobresale en las dos distintas maneras de declamar, paralogía y parocatología. Amor que se profesa al poeta, figuran en los coros los hombres célebres, Eupolis, Cratino, Aristófanes. Se representa una pieza por mujeres, la arcaica Alcestes de Tespis.
Esquilo. Innovaciones que tienden a aproximar el drama a lo natural, sustituyen el anapesto por el coro, el yambo por el diálogo y el troqueo por la pasión.
El coro ejecuta la estrofa, la anteestrofa y el épodo o descanso.
Esquilo supone que el trono de Júpiter es conducido por los vientos, como la Biblia el trono de Jehová por los querubines y el "Rig-Veda" el trono de Indra por los marutos. Son los soplos, los propios seres.
En su destierro a Sicilia, Esquilo acude a beber religiosamente a la fuente de Aretusa.
Corinto, Epidauro, Odepso, Gitio, Queronea, Tebas, Martinea, doradas ciudades, rechazaban al Desconocido, que se vislumbraba como una nube detrás del Cáucaso.
El padre de Esquilo, Euforión, era discípulo de Pitágoras.
Aristófanes defendió a Esquilo y sintió antipatía por Sócrates.
Cuando el dórico Pratinas inventó la pieza teatral con sátiros, hacía su aparición la comedia frente la tragedia, la risa al lado del duelo
Escapta. Hila, donde Tucídides poseía minas de oro.
Resplandeciente jardín de las musas, donde florecen en montón las diversas explosiones, que los griegos llaman tropos. Imagen idea, reflexión flor, abundantes frutos, manzanas de oro, perfumes, colores, rayos de luz.
Joroba de Tersites, espectorales de Hércules.
Comenzaban a circular las primeras monedas de oro en Egina.
Desterraron a Esquilo a Gela, a Tucídides a Tracia.
Anfión construye ciudades.
Palo con el que Solón amenazó a Tespis.


Musset
En el proceso legal de Paris os habríais llevado la manzana.


Alcides, soberbio varón.
Prometeo hembra.
Casandra, de Casani.


Gautier
Belleza de Antínoo y Filis.
Escenario anacreóntico.
Cupido, el de alas de gavilán, ha besado a Psiquis en su hermosa frente de marfil.
El arcaico Salmasis, enamorado de Hermafrodita, pretendió fundir su cuerpo con el suyo.
Venus Adaniomena.
Enamoradas, dominadas por el furor de Venus, en quienes la implacable diosa se encarnaba íntegramente. Como Psiquis, luego de haber perdido a Cupido.
Afrodita brotando del seno del mar, en una concha de nácar y con delfines de cola azulada.
Jóvenes encantadores, Cipris y Adonis.
Casta y virgen, fría Diana.
Aire casto y severo de Diana.
Labios sonrientes de Venus, saliendo del mar.
Apacible creación del genio pagano, el hijo de Hermes y Afrodita.
Forma. Mercurio presto a volar, Diana saliendo del baño.
Sombrío bosque de robles, Diana echa su carcaj a la espalda, con su chal suelto y sus sandalias de cintas entrelazadas, seguida de su jauría y sus ninfas de nombres armoniosos.
Afeminado Baco, con sus formas dudosas.
Alma vieja como Saturno.


Baudelaire

Una Minerva sedienta de fuerza ideal.



Feuerbach
A ningún griego (Hesíodo) le era permitido atravesar un río sin haber lavado las manos.
Los griegos ofrecían en Titan -localidad de la Argólida, sede de un santuario de Asclepio y un templo de Atenea, donde había un altar dedicado a los vientos- sacrificios a los vientos, para aplacar su furia.
La Pheme, fama, rumor.
Helios lo oye y lo ve todo, porque el ser humano lo ve todo a la luz del sol.


Chateaubriand
Las Musas son mujeres celestiales, que no desfiguran sus facciones con artificios y cuando lloran, lo hacen con el secreto designio de embellecerse.
Antígona guiaba a Edipo por el Citerón.
(Atala)

Época de la peste de Atenas, el 431. Tucídides.



Poe
Profundidad del pozo de Demócrito.
El rugiente Flegetón. Río de fuego del Hades, afluente del Aqueronte.
Castidad jónica.
Las canciones de Anacreonte, llenas de locura.
Jugar con el tiempo como el poeta de Teos. Anacreonte.
La amplitud de la forma del mentón, la suavidad y la majestad, la plenitud y el ánimo de los griegos, el contorno que Apolo reveló sólo en sueños a Cleomenes, el hijo del ateniense.
Purificación, raíz griega pur, fuego.
Las vagas conjeturas de Epicuro se han visto confirmadas en la reciente cosmogonía de las nebulosas.
Marsias desollado vivo.
Durante la gran plaga que asolaba Atenas, y luego que se alejaron los modos para alejarla, Epiménides -como relata Laercio- aconsejó la erección de un un santuario y un templo a la divinidad adecuada.
Al comienzo sólo hubo tres musas. Melete, Mneme y Aoede, la meditación, la memoria y el canto.
En el comienzo sólo había tres Furias. Melaza, Mema y Thiede, la Meditación, la Memoria y el Violín.
La luna se llama Bendis en Tracia, Bubastis en Egipto, Diana en Roma y Artemisa en Grecia.
El pesado mármol envuelve la imagen de Níobe.


Carlyle
Paganismo Griego. Graciosa ligereza, semijuego.
Píndaro. Neptuno fue visto una vez en los Juegos Nemeos, en figura de extranjero de distinguido y grave aspecto, dispuesto para llamar la atención.
La túnica ardiente de Neso.


Dickens
Ni un solo mortal debe existir, que trague voluntariamente un sorbo de las aguas del Leteo.
(Nicholas Nickleby)


Darwin
Las causas de la ruina y decadencia de los griegos pueden haber sido la falta de unión entre sus muchas y reducidas ciudades, la poca extensión de su territorio, la práctica de la esclavitud o, finalmente, su refinada sensualidad, pues su ruina no tuvo lugar hasta que la enervación y la corrupción llegaron a su colmo.



Thackeray
Divina Calíope, musa de la poesía.

Reloj de Ifigenia.
La presencia de Júpiter destruyó a la imprudente Semele, una veleidosa criatura, que se perdió al pretender salir de su atmósfera habitual.
(La Feria de las Vanidades)


Baucis y Filemón, arquetipo de una buena vida conyugal. Irónicamente, representan el ideal de la vida casada. Los dioses les concedieron un deseo y pidieron perecer unidos.
Escultura de Diana cazadora, semblante y figura altivos y bellos, es a un tiempo altiva, ágil, ilustre y con unos ojos y flechas, que tiran a matar.
Artemisa con su arco y sus resonantes flechas, causando la muerte de los hijos de Niobe.
Tímida y dulce Luna, que iluminaba tiernamente a Endimión.
Preciosa criatura, radiante Febe.
Y no mostraba más remordimiento que Cloto hilando o Laquesis cortando el hilo de la vida. Las parcas, representadas en la Gigantomaquia del altar de Pérgamo.
Ensalzado vivamente Bathyllus. Joven amante del poeta griego Anacreonte.
Tragedias griegas de elegante composición. Se liquida a Agamenón o se degüella a los hijos de Medea fuera del escenario. Es el coro el que ocupa el escenario y canta la acción con música patética.
Miradas de Thalestris, reina de las amazonas.
Gimiente Niobé, Segismunda, sollozante Belvedera.
Mentira negra como la Estigia.
Antes de aparecer el resplandeciente sol, la luna se vuelve casi invisible y se desvanece en el cielo. Tal debió ser la ultima visión de Eurídice suspirando por su amado, cuando al ser llamada por Hades y Plutón, se desvaneció en las sombras.
(La historia de Henry Esmond)


Ch. Brontë
Brillo casi salvaje de un sátiro.
Visión de Medusa.
Anillo de Giges. Primer rey de Lidia, arcaica región de Asia Menor, del siglo VII, según relata Platón, consiguió el reino gracias a un anillo, que lo hacía invisible.
Los primeros hombres que hubo sobre la Tierra fueron los titanes y Gea (Eva) fue su madre; Saturno, Hiperión, Océano.
Vivos fuegos que ardían en el templo de Némesis. Diosa griega de la venganza.
Ni Calipso ni Eucaris se molestaron en seducir a Mentor.
Olimpia. Epíteto dado a la diosa Juno, esposa de Júpiter, venerada en la ciudad de Olimpia.


Collins
Subiendo con ayuda de Minerva a las cimas del Parnaso, rodeado por las nueve musas alborozadas.
(Antonina)


Spicer
Echarlo solemnemente a suertes, al estilo homérico primitivo.
Néstor, por su avanzada edad, no pudo combatir en la guerra de Troya, pero fue reputado consejero de los griegos.
Designios de las Parcas.


Proudhon
El griego de Homero es ingenuo y simplista.
Verso de Hipólito a Teseo. Resignarse a las horcas caudinas de una justificación permanente.
Venus impúdica.
Un ingenuo literato, a quien el culto de Melpómene (Musa de la tragedia) no le da lo suficiente para vivir.


Liermontov
Nariz recta, semejante a la del Apolo del Belvedere.


Óvalo del rostro, griego.


Keats
Ofrendar nuestros votos al gran Pan.
Pan, sátiro soberano.
Pan era hijo de Dríope, ninfa arcaica, y de Mercurio.
Febo. Apolo.

Las rodillas temblorosas y la boca espantada
de la solitaria Níobe, de la pobre Níobe.

Las sendas veleidosas de Neptuno.
Ciervos consagrados a Diana.
Tal vez Morfeo batiera por aquí sus alas de búho, al pasar Caduceo.
Copa de Neptuno.
Fuente de Morfeo.
Marte, el ominoso.
Endimión, serás un día bendecido.
Una ninfa de Diana, que haces girar una corona de ramillas tiernas, en completa ociosidad.
Por Pan, que no me preocupa este viejo misterioso.
Bella Scylla. Circe convirtió a la ninfa Escila en monstruo, porque Glauco, de quien estaba enamorada, le había pedido ayuda para seducirla. Escila se arrojó al mar e hizo su morada de una roca del estrecho de Mesina, frente a Caribdis y como esta, se convirtió en un monstruo, terror de los navegantes.
Culto al Supremo Neptuno.
Haughty Mars.


Daudet
Para animar el soberbio mármol de tu cuerpo, / ¡oh, Safo!, di la sangre caliente de mis venas.
Aportar al placer una especie de frío frenesí.
Sobre la chimenea se veía un mármol de mediano tamaño, reproducción de Safo, en bronce, rejuvenecida, las líneas de perfil, el movimiento del busto bajo los ropajes, la redondez dinámica de los brazos enlazándose a las rodillas.
Safo, alta, delgada, la boca arqueada, la frente pulida, los brazos y los hombros delgados, pero en armonía perfecta con el ardor, un cuerpo nacido para el placer.
Safo, una mujer, la cual cuando ama, se agarra. Le gusta vivir en familia.
Safo, Cora, Caro, Friné, Juana de Poitiers, Foca.
El hermoso bronce de Safo era una pieza que estaba en venta en cualquier parte. Era trivial como una tocata de organillo, como la propia calificación "Safo" que, a fuerza de rodar por los siglos, había envilecido su primitiva gracia con leyendas obscenas transformándose, de nombre de diosa, en etiqueta de una vergonzosa enfermedad.
Safo era muy hermosa. Los brazos, el pecho, las espaldas, de un ámbar fino, sólido, sin manchas ni hendiduras. Pero sobre sus enrojecidos párpados, sobre sus facciones distendidas en el reposo, no animadas ya por el sensual deseo de la mujer que apetece ser amada, había un gran cansancio, unas mudas y profundas revelaciones.
Historia, edad, transformaciones, caprichos, líos de Safo.
Safo, la imagen de la mujer cansada como un brocal, terriblemente gastada.
Y siempre el grito de deseo y adoración hacia aquel hermoso cuerpo de Safo, que los médicos le prohibían.
Plenitud de cortesana enamorada y experta, en la total y perversa gloria de Safo.
La cama de Safo.
Safo virtuosa, pero delirante y apasionada.
La escultura de Safo sobre la chimenea, con los brazos en las rodillas y la lira al pie.
Morbosa, agitadora y corruptora influencia de Safo.
Rebosar canciones, risas, juventud y embriaguez vital.
El amante de Safo, curioso de las orgías.
La especie de sacrilegio que había, en pasar de los besos de Safo al cortejo discreto y balbuciente.
La escultura de la pobre Safo se llena de polvo en el cuarto de los trastos viejos, con los morillos viejos y los muebles de desecho. Incluso recibió un golpe en la mudanza y se le ha roto el moño y la lira no se sujeta.
A Safo le gusta mucho el amor y arderá hasta el fin, hasta las arandelas.
(Safo)


Engels
Sabido es que la Ilíada entera gira en torno a la disputa mantenida entre Aquiles y Agamenón, a causa de una esclava.


Solón se jacta en sus poesías.
(El origen de la Familia)


Dietzgen
Los griegos buscaban la sede de las fuerzas anímicas en la sangre.



Flaubert
<<Combatiremos a la sombra>>. Envidioso, que destierra a Arístides.



H. James
La vieja gracia con que faunos y ninfas circundaban a un dulce Hermes, coronándolo de flores.


Como la princesa de una tragedia convencional, podría impresionar a su confidente.
La nube que flota en torno de una diosa en una epopeya.


Ruskin
El verdadero saber lo es sólo de las virtudes. El de los venenos y los vicios es Hécate quien lo enseña, no Atenea.
La cólera eterna de la Reina de la Muerte, Queen of the Air, Proserpina, Reina del Destino.
Debe estimarse griego lo ubicado al sur del Danubio.
Dulce aguador de una fuente de Arcadia.


Morgan
Los licios, del linaje de los pelasgos, estaban organizados en gentes, el matrimonio dentro de la gens estaba prohibido y los hijos pertenecían a la gens de su madre. Los aborígenes de Creta pertenecían a las tribus pelasgas, helénicas y semítica, que vivían localmente separadas. Minos, hermano de Sarpedón, era estimado cabeza de los pelasgos de Creta. Pero los licios estaban helenizados y habían llegado a sobresalir por sus adelantos. El aislamiento de sus antepasados en la Isla de Creta, antes de su migración a Licia, puede suministrar una explicación de la permanencia de la descendencia por línea femenina.
Aquellas mujeres cautivas, que los jefes griegos, en camino a Troya llevaban prisioneras en sus barcos, eran libradas a sus pasiones sin freno. Para aplacar el encono de Aquiles, Agamenón, en el consejo de jefes griegos, propone que se le dé siete mujeres lesbias de destacada belleza, reservadas para él del botín de esa ciudad, estando Briseida incluida. Si se apoderaban de Troya, podría escoger veinte mujeres troyanas, las más bellas después de Helena. Al describir la vida del campamento del célibe Aquiles y su amigo Patroclo, Homero creyó que casaba al carácter y dignidad de Aquiles, en calidad de jefe, mostrar que dormía en el interior de su espléndida tienda y que a su lado yacía una mujer, Diómeda, a quien había traído de Lesbos. Y frente a él descansaba Patroclo en brazos de la hermosa Ifis, regalo del noble Aquiles.


D´Aurevilly
Busto de Níobe.
Homero en los Sempiternos, atravesaban el mundo en una nube.
Filemón y Baucis. Modelo fabuloso de amor conyugal.
Formas de Palas de Velletre.
Festín de los lapitas y los centauros.


Nietzsche
Cualidad exquisita, el estoicismo de Prometeo.


En la arcaica Grecia, se estimaba rico un varón con respecto a la cantidad de sus hijos.
Los contactos sexuales, al ser una concesión y un adyton de la edad madura -parte del santuario inaccesible a los profanos-, debían ser sustraídos a las vista de la juventud, para bien suyo.

Moral. Circe.
Moira. Reino de lo imponderable y de la sublime y eterna falta de inteligencia. Lo situaban como un horizonte en torno a sus dioses, horizonte fuera del cual no podían ni ver ni actuar.
Comensal de Perséfone.
Sófocles Poeta.
¿Qué me gusta de Tucídides y hace que lo aprecie más que a Platón?
Los griegos estaban muy lejos de poner en juego su vida a causa de un insulto, como hacemos por influencia del ánimo aventurero y caballeresco, que hemos heredado y de un menester de sacrificio.
La virtud consiste en la distinción personal.
¿Cómo se valió Ulises del inocente Neoptolemo, para quitarle su arco y sus flechas al viejo y enfermo ermitaño de Lemnos?
Los pitagóricos fueron los mejores políticos de su época.
Los griegos veían la naturaleza de distinta forma, pues hay que aceptar que sus ojos eran ciegos para el azul y el verde y que, en lugar del azul veían un marrón oscuro y, en lugar del verde un amarillo. La humanidad se habituó, de alguna manera, a dos tonos simples, antes de pasar a matices más variados.
Una ciudad liberal e innovadora como Atenas.
(Aurora)

Mito de Deméter. Buscando a su hija raptada por Hades, encuentra a Baubó, una especie de mujer sabia, que para distraer a la diosa le canta canciones obscenas y saca de debajo de las faldas al vástago o una efigie, tras haber simulado un parto.
Amor. Demonio furioso de Sófocles, el más amable y amado de los atenienses.
A los atenienses les gustaba oír hablar bien, exigían que hasta la pasión hablara bien en el escenario, falta de naturalidad, separación de la naturaleza.
Ritmo musical. Terpandro calmó un motín, Empédocles amansó a un loco furioso, Damón purificó a un joven, que languidecía de amor.
Melos significa una manera de apaciguar, porque la acción ulterior del canto es apaciguar.
La forma original de la poesía fue el encantamiento y el conjuro mágico. Hacer profetizar algo significa hacer que algo quede concretado.
Apolo, divinidad de los ritmos, puede obligar a las diosas del destino.
Orfeo de desgracia íntima.
Los griegos estaban más cerca de imaginar que el sacrilegio podía tener dignidad, incluyendo el robo, caso de Prometeo, o el degollar el ganado en manifestación de unos celos delirantes, caso de Ájax. En su menester de conferir y asimilar la dignidad al sacrilegio inventaron la tragedia.
Disertación de la ninfa Eco, es la resonancia vacía.
(La Gaya Ciencia)

La supuesta serenidad de los griegos y del arte griego.
De dónde procedería el menester de lo horrible; la sincera y áspera inclinación de los primeros helenos hacia el pesimismo, el mito trágico, la representación de todo lo que hay de terror, de crueldad, de misterio, de vacío, de totalidad, en el fondo de las cosas de la vida.
El arte plástico apolíneo y el arte desprovisto de formas, la música, el arte de Dioniso. Estos dos instintos muy diferentes caminan parejos, en una guerra declarada y se excitan mutuamente a creaciones nuevas, cada vez más robustas, para prolongar ese antagonismo, que la denominación "arte" no hace más que enmascarar, hasta que al fin, por un admirable acto metafísico de la voluntad helénica, aparecen acoplados y en este acoplamiento engendran la realización, a la vez dionisíaca y apolínea, de la tragedia.
Apolíneo. Ensueño.
Dionisíaco. Embriaguez.
Apolo, en cuanto divinidad de las facultades creadoras de formas es, a un tiempo, adivinador.
Filtro de Circe.
La música de Apolo era una arquitectónica sonora de arte dórico, pero cuyos sonidos estaban finados de antemano, como los de la cuerda de la cítara.
Ditirambo Dionisíaco.
Homero, el artista ingenuo.
Arquíloco, el primer artista interno y, por tanto, el verdadero no-artista (primer lírico de los griegos).
En lo que se refiere a Arquíloco, las investigaciones de los sabios han establecido que incluyó la canción (Volkslied) en la literatura.
La canción, opuesta a la epopeya exclusivamente apolínea, es el perpetuum vestigium de una mezcla de lo apolíneo con lo dionisíaco.
Los arrebatos dionisíacos, que tenemos que estimar como fondo y suposición de la canción.
Los solemnes rapsodas épicos de las fiestas apolíneas.
La tragedia ha salido del coro trágico y no era en su origen sino un coro y nada más que un coro.
El sátiro, esa entidad natural imaginaria, es al ser decadente lo que la música dionisíaca a la decadencia de la civilización.
La embriaguez dionisíaca, aboliendo las trabas y los límites ordinarios de la existencia, produce un momento letárgico, en el que se desvanece todo recuerdo personal del pasado. Entre el mundo de la realidad dionisíaca y el de la realidad diaria se abre ese abismo del olvido, que los separa al uno del otro. Pero en el momento que aparece esta realidad cotidiana en la autoconciencia, se siente con disgusto y el término de esta impresión es una disposición ascética de la voluntad.
Podemos llamar al coro, bajo su forma primitiva en la tragedia original, la imagen reflejada del ser humano dionisíaco.
El coro trágico de los griegos es más original, más esencial, que la verdadera acción.
El coro estaba exclusivamente compuesto por humildes criaturas y, en su origen, de sátiros con pie de cabra.
El escenario y la acción, en el fondo y al comienzo, no estaban concebidos como visión. La unica realidad es precisamente el coro, que produce la visión y la expresa con ayuda de la simbólica de la danza, del sonido y de la palabra.
Sátiro. Músico, poeta, bailarín, visionario, en una persona.
Profano sentimiento esquiliano de la justicia. Por una parte, el sufrimiento inmensurable del andar solitario y, de otra, la miseria divina, el presentimiento de un crepúsculo. La Moira impera como la eterna justicia, por encima de los dioses y de los hombres.
La tragedia griega tenía por objeto los sufrimientos de Dioniso, y durante el más largo periodo de su existencia, el protagonista del escenario fue precisamente Dioniso. Pero podemos garantizar, con igual verosimilitud, que antes de Eurípides y hasta Eurípides, Dioniso no pasó nunca de ser el campeón trágico y que todos los personajes célebres del teatro griego, Prometeo, Edipo, no son más que disfraces del original.
1. Dioniso, protagonista original, ideal.
2. Martirio Dionisíaco. Metamorfosis en aire, agua, tierra y fuego.
3. Tercer Dioniso. Fin de la singularización.
La agonía de la tragedia fue invención de Eurípides. Esta forma de arte rezagada es calificada Nueva Comedia Ática. Sobrevive la imagen degenerada de la tragedia, como el emblema conmemorativo de su fin penoso y violento.
Por Eurípides, el espectador se siente transportado.
Los dos exclusivos impulsos artísticos. El ánimo apolíneo y el instinto dionisíaco.
Eurípides no pudo conseguir dar al drama un fondo exclusivamente apolíneo y su tendencia antidionisíaca se extravió en un naturalismo antiartístico.
Dogma del socratismo estético. Sólo es virtuoso el que posee la experiencia.
Reconocemos en Sócrates al adversario de Dioniso, el nuevo Orfeo, el cual se levanta frente a Dioniso y, aunque estaba persuadido de ser despedazado por las Ménades del tribunal ateniense obligó, sin embargo, a la omnipotente divinidad a emprender la fuga. Y este, como en el tiempo que huía del rey de Edónida Licurgo, se refugió en las profundidades del mar, bajo las olas místicas de un culto secreto, que poco a poco debía invadir el mundo.
Leyenda difundida en Atenas, según la cual, Sócrates tenía la costumbre de colaborar con sus consejos en las piezas de Eurípides.
El reproche que Platón dirigía al arte. Era la imitación de una apariencia y, por consiguiente, pertenecía a una categoría inferior a la del mundo empírico, no podía ser dirigido al arte nuevo.
Admitimos que, incluso antes de Sócrates, ya se sentían los efectos de una tendencia antidionisíaca, que sólo en él alcanzó una extraordinaria y grandiosa expresión.
Los griegos son, como decían los sacerdotes egipcios, los eternos niños.
Dioniso, el infalible justiciero.
La puerta mágica de la montaña encantada del helenismo.
Avance de los impulsos dionisíacos en perjuicio de los instintos políticos.
(El origen de la tragedia)

El término acuñado esthlós, distinguido, significa etimológicamente, el que tiene realidad, el real, el verdadero. Posteriormente, tras un giro interno, significa el verdadero, en cuanto veraz. En esta fase de su transformación conceptual, pasa a ser el lema y distintivo de la aristocracia del ocio, adquiriendo el sentido pleno, frente al carácter mentiroso de la persona vulgar.
Gennaios. Aristócrata del ocio de nacimiento, sincero, ingenuo.
Pericles subraya elogiosamente la sathimía, la despreocupación de los atenienses, la actitud indiferente y despreciativa de la seguridad, del cuerpo, de la vida, del bienestar, su terrible jovialidad y el intenso placer que experimentaban destruyendo y con los goces del triunfo y la crueldad.
Axioma de la psicología clásica. Sólo permanece en la memoria lo que no cesa de doler. En los lugares donde aparecen en la vida del ser humano y del pueblo la solemnidad, la seriedad, el misterio y los colores sombríos, sigue actuando algo del espanto con el que antaño se hacían promesas, se empeñaba la palabra y se hacían votos. El dolor constituye el instrumento más poderoso de la mnemotécnica.
Los dioses griegos constituyen un reflejo de los hombres distinguidos, en los cuales el animal se sentía divinizado en el ser humano, en lugar de autodevorarse y enfurecerse; la concepción de los dioses no conduce a esa depravación de la imaginación; existen formas más distinguidas de valerse de la ficción poética de los dioses.
Pathos del distanciamiento.
Fantasías anacreónticas.
(Genealogía de la moral)

Las enfermedades, la muerte, son la consecuencia de influencias mágicas. Nunca hay la idea de desarrollo natural. No comienza a manifestarse más que entre los griegos, en una fase tardía de la humanidad, en la concepción de la Moira, que reina por encima de los dioses. Destino, hado.
Unión de la farsa y la obscenidad. Fiestas de Deméter y Dionisos. Lo sublime aliado a lo burlesco.
Simónides aconsejaba a sus compatriotas, que tomasen la vida como un juego. Lo serio era examinado como sufrimiento (la miseria de los hombres es, justamente, el tema sobre el cual los dioses gustan oír cantar) y sabían que sólo en torno del arte, la miseria podía transformarse en goce. Pero en castigo de esta manera de ver, se contagiaron de tal manera del placer de componer fábulas, que les era difícil, en la vida, diaria mantenerse libres de mentiras y de impostura.
(Humano, demasiado humano)


Zola
Recitaba amorosamente estrofas de Anacreonte.


Muslos de Antipoe.
Los amores del bello Narciso y de la ninfa Eco. El bello Narciso, hijo del río Cefiso y de la ninfa Liriope, desdeña el amor de la ninfa Eco. Eco era del cortejo de Juno, a la que divertía con sus palabras, mientras Júpiter recorría el mundo. Eco era hija del Aire y de la Tierra. La ninfa Eco conduce al bello Narciso al lado de la Venus, a una gruta marina, para que la diosa le inflame con su fuego. Pero sus seducciones se muestran ineficaces. El joven demuestra por su actitud, que no ha sido influido por la diosa. Venus, cuya vista enciende terribles fuegos. Narciso, semidiós de los bosques. La ninfa Eco, al ver que Venus carece de poder sobre el hermoso Narciso, le conduce al lado de Pluto, divinidad de las riquezas y de los metales preciosos. Después de la tentación de la carne, la tentación del oro. Fresco reducto de Venus, bañado por las aguas moribundas sobre una fina arena sembrada de perlas. La gruta de Pluto debía encontrarse en el centro de la tierra, en una capa ardiente y profunda, hendidura del infierno clásico, grieta de una mina de metales en fusión, habitada por Pluto. El bello Narciso, acostado en la orilla de un riachuelo, se solazaba en el claro espejo. Pero ya no era el joven libre, el cazador de los bosques; la muerte le sorprendía en mitad de la admiración arrobada de su imagen, la muerte le iba consumiendo lentamente y Venus, con el dedo extendido, como un hada de apoteosis, le lanzaba la suerte fatal. Se convertía en flor. Y la gran flor naciente, humana, inclinaba su cabeza hacia la fuente, como si el bello Narciso hubiera al fin satisfecho con la muerte los deseos que se había inspirado. A unos pasos de distancia, la ninfa Eco semejaba también deseos insatisfechos; se encontraba casi prisionera de la rigidez del suelo, era un bloque de mármol blanco de Paros.


Tillier
Album graecum. Blanco griego.



Villiers de L´Isle Adam
¿Se concibe Prometeo sin el buitre?
Como las vírgenes de Tebas y Esparta, poseía la modestia, la belleza y la fuerza.
Anacreóntico Eros.
Pindo y Parnaso inaccesibles.
Hipocrene, fuente sagrada.
Sabiduría de Minerva.
Jardines de Circe.
Consumada Locusta en el arte de las preparaciones, que fulminan sin marcar huella.
Banda de cifras estelares catalogada en la sección de la Hermenéutica, entre los signos cabiros y las tablas de Eleusis.
Potencias consteladas, que cubren el dedo de Hermes.


Tylor
Los complejos sistemas mitológicos, graciosamente artísticos en Grecia.
La adivinanza griega de las hermanas, Día y Noche, cada una de las cuales engendró a la otra, para luego nacer a su vez. Y el enigma de Cleobulo, con sus análogos fragmentos de mitología rudimentaria.
Al historiador Pausanias le daba la impresión, que la extendida maldad del mundo había provocado que los tiempos no fuesen como los pasados, cuando Licaón fue convertido en lobo y Níobe en piedra.
Los griegos preservaban en sus ideas el significado de Argos Panoptes, los cien ojos de Io, el guardián que todo lo veía y que fue muerto por Hermes y convertido en el Pavo Real, pues Macrobio escribe reconociendo en él e identificándole con el Ojo-Estrella celeste.
Cuando los poetas griegos llamaban a Ouranos y Gaia, o a Zeus y Deméter marido y mujer, significaban la unión de Cielo y Tierra.
Teoría de que Ulises, al visitar los Campos Elíseos, u Orfeo al descender a la región del Hades, para recobrar a la <<muy resplandeciente>> Eurídice, son el Sol descendiendo al mundo de los infiernos y ascendiendo nuevamente después.
La metáfora solar que describe al sol, no como una criatura personal, sino como un miembro de un ser más grande, forma parte de la descripción macrocósmica del universo, expresada en Europa en el pasaje del poema órfico, que habla de Júpiter, el cual es a la vez el que gobierna el mundo y el mundo propio. Su gloriosa cabeza ilumina el cielo, del que cuelgan sus cabellos centelleantes, las aguas del sonoro océano son el cinturón que rodea su sagrado cuerpo, la tierra todoparidora, sus ojos son el sol y la luna, su mente, que mueve y gobierna, según sus designios, las cosas, es el majestuosos cielo, al que ni voz ni sonido escapa.
Las Parcas, hijas de la inevitable Anagke, dividen los tres periodos del tiempo. Laquesis canta el pasado, Cloto el presente y Átropos el futuro. Si es lícito examinar a estas hermanas fatídicas de igual condición que otras dos míticas tríadas de hermanas, las Greas y sus parientas las Gorgonas, es sencillo entender por qué sólo una de las tres Gorgonas era mortal, sin que sus dos hermanas pudieran salvar su vida, pues los imperecederos pasado y futuro no pueden salvar al siempre moribundo presente. Y explicar el enigma del ojo que las Greas tenían para las tres y que pasaban de una a otra; sería el ojo del día, el sol, que el pasado entrega al presente y el presente al futuro.
El río que pasaba por Biblos arrastraba, en sus desbordamientos de verano, la sangre roja de Adonis.
Míticas visitas al Hades. Descenso de Dionisos, para sacar a Semele, Orfeo a su amada Eurídice, Heracles para encadenar el Cerbero de tres cabezas, por mandato de Euristeo.
Divertir las esculturas con tutilimundis. El relato de los jóvenes árcades, que regresaban de una mala jornada de caza y que se vengaron azotando y pinchando la escultura de Pan.
Las Arpías, las ráfagas de Tormenta que giran y arrebatan, destrozan y ensucian con remolineantes nubes de polvo, se convierten en repugnantes pájaros monstruosos, enviados a revolotear sobre la mesa de Fineo, para despedazar y profanar sus exquisitas viandas.
En la teología aria, la Luna personal está, como Selene, al lado de las representaciones antropomórficas de Hécate y Artemis, como Luna al lado de las menos asimiladas Lucina y Diana con sus atributos prestados, mientras nuestros antepasados teutónicos se contentaban con su sencillo nombre Luna.
Sigillaria y oscilia. Figurillas que se colgaban de las ramas de un árbol, en honor de Saturno y Baco.
Orgías embriagadoras del culto a Dionisos.
Los tres hijos de Helena fueron Aiolos, Doros y Xouthos. Los dos primeros dieron sus nombres a los Eolios y a los Dorios y el tercero tuvo dos hijos, llamados Achaios e Ion, cuyos nombres pasaron como herencia a los Aqueos y los Jonios.
A Cerbero estaba destinada la torta de miel depositada con los muertos. Y el óbolo colocado en la boca era el peaje para Caronte.
La estaca que representaba a Palas Atenea. Tosco poste sin efigie y madero informe.
Hefestos, divinidad del fuego. Xanthos-Skamandros, divinidad del río.
La más arcaica y más sencilla divinidad, Gaia, la Tierra, la Madre de Todo.


Flammarion
Concurso de la divina Urania.
Psiquis, la de los dulces ojos, es pedirle alas.
El reino de lo increado, el hyle o el Hades.
Lo invisible permanece oculto a nuestros ojos, que ven lo que sube al límite de lo visible. En el centro de la fantástica legión evocada, se divisa un ser simbólico, que personifica el conjunto de las fuerzas productoras; es una mezcla singular de las formas humanas, de las de los animales y de los astros. Adornan su cabeza cuernos, que pretenden recordar los rayos solares y el creciente de la Luna; su pecho velludo está salpicado como la piel del leopardo y sembrado de estrellas y sus piernas y pies semejan los del macho cabrío. Alrededor de este simbólico ser, en quien se habrá reconocido a Pan, se ven los Sátiros o Silvanos, que tienen la parte inferior de bestia y la superior de ser humano. Los Faunos son los descendientes romanos de esos antepasados griegos. Las Dríadas y Hamadríadas frecuentan las orillas de los ríos; los Tritones de doradas escamas nunca abandonan el dominio de Neptuno. Por las montañas corren con la rapidez del viento los Centauros o Hipocentauros de Tesalia, mitad hombres, mitad caballos.
Las Gorgonas, que tienen a Medusa por reina, aterran con la vista del solo ojo que, como los Cíclopes, tienen en mitad de la frente y están armadas de terribles garras. Corren por los aires las Harpías, monstruos alados, que tienen el rostro de vieja, el cuerpo y las garras de buitres, colgantes los pechos y crin de caballo por cabellera. Pero de esta asamblea, ningún ser vale lo que Proteo, el cual se transforma a su antojo, pasando en un abrir y cerrar de ojos de la forma de un león, ave o dragón, a la de un río o una ardiente llama.
Cotejemos el pie y la cabeza de estos seres fabulosos y tendremos, por abajo, los pequeños Mirmidones y, por arriba, los gigantescos Arimaspes.
Orfeo había sido el primero que proclamara la doctrina de la metempsicosis, entre los Griegos.
Proclo, in Timoneum, ha preservado los versos en los que se expresa que la Luna es una tierra, donde hay montañas, hombres y ciudades.


Ponson du Terrail
Hércules estopófago.
Laoconte y sus hijos entregados a las serpientes.


Féval
Bailarina Terpsícore.



Meredith
Níobe violenta y mortalmente asaltada por los dardos de Diana.


Arnold
La idea sobresaliente del helenismo es ver las cosas como realmente son.


Lee
Dione, una de las amantes del padre Zeus y madre de la diosa Venus.
La desolación de los profundos bosques, con su verde luz filtrada, el crujido de los juncos oscilantes y solitarios existe, y es Pan.
Los clásicos crearon algunas esculturas femeninas tolerables; las Parcas del Partenón, la diosa Palas de Fidias, la Venus de Milo. Pero esas no eran mujeres, y las gentes que las crearon han desaparecido como los cuentos de Endimión, Adonis, Anquises; a los que una diosa podía representar.
Un sátiro de la época clásica, un Marsias esperando su castigo.


Wilde
Cuando Narciso expiró, el río de sus delicias se transformó de una copa de agua dulce, en una copa de lágrimas saladas y las Oréades vinieron llorando por los bosques a cantar a la ribera del río y a consolarle y deshicieron los bucles verdes de sus cabelleras.

Danzar como una bacante.
(El retrato de Dorian Grey)


Abismos de Cólchide, maga de Colchis.
Teócrito, cantor de Perséfones.


Eça de Queiroz
Marte lleno de fuerza, amando a Psiquis llena de pasión.
Entraba como el filósofo Bías en Atenas, espléndido, una entrada triunfal.


Gauguin
¡El Divino Pan está vivo!



Rider Haggard
Amores de Afrodita y Adonis, anémonas que habían florecido de la sangre de Adonis.


Imágenes de dioses de los fenicios, a quienes los griegos llamaban Pataeci, no diferentes a aquel que los egipcios adoraban con el nombre de Bes, ante cuyas imágenes ardían fuegos.
Isla de Chittim.


Eucken
Grecia. Un arte plástico-arquitectónico, conducido al establecimiento de un equilibrio entre el ser humano y el objeto que domina el íntimo tejido de la vida. Un monoteísmo fundamental acepta y exige algún politeísmo.



Chéjov
El griego, sonoro y maravilloso.


Stevenson
Horrible Medusa.
Pareja de pastores, que acompañaban siempre a Apolo.
(Las nuevas mil y una noches)



France
Pilares jónicos.
Himno de Apolo Délfico.
El monstruo que llevó al poeta Arion al promontorio de Tenaro tenía cabeza de oca.


Schwob
En la ciudad de Atenas, los sicofantes y los guardianes de la moral, con los mercaderes de mujeres, determinaban más noblemente las ejecuciones de eliminación de una ciudad, donde los habitantes mostraban las partes de sus cuerpos. Se podía escoger libremente algunas de estas profesiones.
Color glauco, ojos de las lechuzas consagradas a Palas Atenea.


Proust
Los hijos de Júpiter son indiferentes, pero es porque primero casó con Metis, en cuyo destino estaba dar a luz hijos prudentes y, luego, con Temis, y después con Eurinomo, con Mnemosina, con Letona y sólo, en ultimo lugar, con Juno.


Adormideras, caras al bienaventurado hermano de Tánatos y de Leteo, el divino Hipnos, que ata con dulces ligaduras.
El Pudor sagrado, hijo de Cronión.
Los dioses impidieron la muerte de Orestes, para que, el día señalado volviera a su país a castigar la muerte de Agamenón.

Andrómaca cautiva, hilaba la lana con las esclavas, pero sin haber quitado la magnificencia de las insignias reales y de las joyas hereditarias.
Apolo vigila radiante los rebaños de Admete.

Griegos. La Muerte es el gran médico, porque sólo la Muerte nos cura de nuestros males.
Tetis visitada por su hijo Aristeo, en el fondo de las aguas donde, sobre una roca trenza guirnaldas. Aristeo no era hijo de Tetis, sino de la ninfa Cirene, hija del soberano de los lapitas, Hipseo. Según una leyenda, era hijo de Apolo, que encomendó su educación a su bisabuela Gea y a las Horas. Según otra, robado por el centauro Quirón, fue educado por las Musas.
A Tespis, poeta griego del siglo VI, atribuyeron los clásicos la invención de la tragedia y la máscara con la que cubrían la cara los comediantes. Viajaba en un carro representando sus tragedias en las plazas de los pueblos. La expresión el carro de Tespis se ha convertido en sinónimo de teatro.
(Jean Santeuil)


Joyce
La hora de Pan, las doce del día, faunesca.


Antístenes, un discípulo de Gorgias el sofista. Se dijo de él que nadie podía decir si estaba más amargado con los demás, que consigo. Era hijo de un noble y de una esclava. Y escribió un libro, en el que quitaba la palma de la belleza a la argiva Helena, para entregarla a la pobre Penélope.
La inclinación de los sofistas hacia los vericuetos de los apócrifos es una frecuencia permanente.
Claro pelo acariciable de Fedón.


Andreas-Salomé
Las musas descendieron a los tristes y desolados campesinos de Beocia.
El impulso opuesto al dionisíaco lo representa el impulso que modela la forma, encarnado en Apolo, la divinidad de las potencias figurativas. En este se reúnen la limitación, la liberación de la excitación desaforada y la serenidad plena de sabiduría. Debe apreciarse como la sublime expresión, la imagen divinizada del principium individuationis. El poder del impulso que simboliza se revela de manera fisiológica en la bella apariencia del mundo onírico. Su arte es la plástica del escultor.
Trofonio, el hijo de Epicaste y Apolo, con Cercion y Agamedes, fue un arquitecto famoso de oráculos y subterráneos, en la época arcaica de Grecia. Destacan entre sus construcciones, la cámara nupcial de Alcmena, el templo de Apolo en Delfos, el templo de Poseidón en Arcadia y una cámara del tesoro para el soberano Hirieo, en Beocia. Respecto de esta ultima construcción, cuenta la leyenda que Agamedes y Trofonio habían dispuesto con ingenio una de sus piedras, para poder entrar y salir de la cámara sin ser vistos. Por allí entraban por las noches a robar. El soberano lo notó y encargó a Dédalo que construyese una trampa, para cazar a los leones. Trofonio cortó la cabeza a Agamedes, a fin de que no lo delatase. Por su crimen, se abrió la tierra bajo sus pies y lo tragó. De aquí que habitase en el subsuelo. Trofonio terminó por tener su oráculo en el bosque de Lebadea.
Originariamente, la orgía dionisíaca era, para Nietzsche, la manera de descargar las pasiones, gracias a la cual se instauraba la quietud del alma, precisa para vislumbrar las imágenes apolíneas. Luego, es el acto creador de la vida, que requiere de la furia y del dolor, para extraer y dar forma a lo luminoso y divino. Originariamente, lo dionisíaco era un testimonio de la cualidad natural profundamente pesimista de los griegos, ya que el aspecto más íntimo de la vida se revelaba en lo orgiástico, como oscuridad, dolor y caos. Luego, lo dionisíaco le inspira el instinto helénico sediento de vida, algo que sólo puede satisfacerse en el exceso.
En los misterios dionisíacos, el heleno garantizaba la vida eterna, el eterno retorno de la vida.
Filosofía del retorno de los pitagóricos, como manera adecuada, para asignar un significado imperecedero a cada factum, en su singularidad y propiedad características, justamente formadas.
(Friedrich Nietzsche)


Lagerlöf
Al apuntar el alba, en la gruta de las rocas de Naxos dormitaba Ariadna y a orilla de la mar Baco, joven, coronado de pámpanos y cubierto con una piel de pantera, complacido en ver cómo desaparecía en el horizonte la nave de Teseo. En aquella soledad meditaba. <<¡Quién sabe si Teseo merece esta mujer!>> Mientras Teseo dormía, Baco le había amenazado en sueños con matarlo, si no abandonaba a Ariadna. Y Teseo, sin despertar a Ariadna, se había precipitado a su nave y había huido. Baco se siente satisfecho y feliz. Él consolará a Ariadna. Sale esta de la gruta y avanza, sonrosada y luminosa, en busca de Teseo. Lo busca en torno suyo, después más lejos, en el paraje donde la nave ancló, luego sobre las olas y, por ultimo, bajo las velas negras que desaparecen en el horizonte. Ariadna lanza un grito y sin una vacilación, sin una duda, se lanza al mar, a la muerte y al olvido. Y Baco, amable, que se proponía consolarla, queda solo. Mosselt refiere que los poetas imaginaron, por piedad, que Ariadna había aceptado los consuelos de Baco. Pero los poetas piadosos se equivocaron. Baco no consoló a Ariadna. Ariadna no se consuela.



Kropotkin
Proteo omnisciente y omnipotente.



T. Mann
Arpa de Eolo.
Templo de Apolo Citereo.
El tiempo es el Leteo.


Sienkiewicz
Ulises. Emplear estratagemas y exagerar.


Casandra presagia la destrucción de Troya y del pueblo de Príamo.


Brodrick-Morton
Harpócrates, nombre griego de Horus.
Hathor. Identificada por los griegos con Afrodita.
Neit, Neith o Nit, identificada con Atenea (Minerva).
Thot, griego Hermes.
(Diccionario de arqueología egipcia)


Kipling
Corcovear como una gracia saltarina.
(Actions and Reactions)


Forster
Apoxiomenos.
Faetón, joven lleno de irresponsabilidad y fuego, y Perséfone.
Una escultura griega implica fruición.
Sol guiado por Apolo, diestro, sin desviarse, divino.


Apollinaire
Bello Atis.
El Meandro, bajo los rayos solares brillaba, una serpiente de ópalo.
Cástor y Pólux se aman de verdad y viven alternativamente.
El Leteo, sus aguas hacen perder el conocimiento.
Despechugado Atis.
Extraño poder que poseía Anfión sobre las piedrecillas y los diversos materiales que componen las ciudades. Antíope, madre de Anfión.
Violentas las doce del día estival, hora que Pan, oculto en los sembrados, simboliza el celo estremecedor.


Spence
El que el totem se transforme en una divinidad justifica el búho que acompañó a los pallas griegos.
Precioso mito griego de Deucalión y Pirra. Cuando, después de una gran inundación, que sumergió Hellas, el barco de los supervivientes encalló en el monte Parnaso; preguntaron al oráculo de Themis de qué manera podrían restaurar la raza humana. El oráculo dijo que se ocultaran y que arrojaran los huesos de su madre detrás. Supusieron que se refería a las piedras de la tierra. Recogiendo unas piedras sueltas, las arrojaron por encima de los hombros, y de las que arrojó Deucalión nacieron hombres, mientras que las de Pirra se convirtieron en mujeres.


Somerset Maugham
Hipólito de "Fedra", indomable y salvaje, los besos de las mujeres le asustaban, timidez disfrazada de rústico salvajismo.
Labios de Amarilis.
Gran Pan.
Prueba que Afrodita impuso a la curiosa Psiquis, amor de esta por el esposo invisible.

Bacante, puro deseo.
(Soberbia)


Woolf
Safo y la Oda de Afrodita.



Gide
La significación del mito de Apolo y Dafne. Dichoso aquel, que puede estrechar en un solo abrazo el laurel y el objeto de su amor.


Se llama exotismo todo pliegue matizado de la Maya, ante lo que se siente extranjera nuestra alma, que la priva de puntos de apoyo. Resistiría en ocasiones tal virtud, que al diablo antes de atacar aleja en un extrañamiento.
Predilecto de las Musas, cuya distinguida y pura frente no tendría que esperar mucho el laurel.
Coré, hija de Ceres, bajó a los Infiernos llena de piedad por las sombras. Pero una vez que llegó a ser la esposa de Plutón, ya no la llama Homero más que la implacable Proserpina. Implacable es lo que debe ser un humano, que pretende ser virtuoso.


Giraudoux
Mano reseca, que hubiese prohibido a Pílades replicar a Orestes.


¡Ay, amable Orfeo, dulce trovador!, decía Eurídice. El soberano de Utopía me quiere.
Thersites jorobado, Hécuba vieja rugosa.
Había incluido el reumatismo en la historia de Damón y Pitius.
Los cuatro hijos de Aimón con su montura.
Andrómaca, o la amistad.
Ridículo Pirro delante de Andrómaca.


Rohmer
Complejo de Troya. Mujer hermosa.
(Los Misterios de Si-Fan)


Lawrence
Nereidas desesperadas.
(La mujer perdida)


Von Wertheimer
Atenea - Nesth, Apolo - Horus, Afrodita - Isis, Zeus - Ammon, Helios - Ra.



Lee Masters
Bosque de las Furias.
Las Parcas de sombríos ojos, inclinadas sobre lo que tejen. Los hilos de la venganza.


Eucken
Grecia. Un  arte plástico-arquitectónico, conducido al establecimiento de un equilibrio entre el ser humano y el objeto, que domina el íntimo tejido de la vida.


Grube
El ser humano común podía creer en el Zeus pintado por Fidias u Homero, mientras que para el culto, los olímpicos eran abstracciones.
To olo. Conjunto, la totalidad significa la totalidad de la creación artística; cabe que signifique la totalidad de lo natural.


Faulkner
Venus trastornada.


Los griegos explicaban todo detalladamente.


Artaud
Platón, "Critias". Habla de un rito extraño al que, en circunstancias desesperadas para su raza, se entregaban los soberanos de la Atlántida. Platón cuenta que, a la puesta del sol, los soberanos de la Atlántida se reunían ante un toro sacrificado. Y mientras unos criados recortaban el toro trozo a trozo, otros recogían los trozos, cuya sangre derramaban en copas. Los soberanos bebían esa sangre y se emborrachaban, cantando una especie de melodía lúgubre, hasta que en el cielo no quedaba más que la cabeza del sol moribundo y en la tierra la cabeza del toro sacrificado. Entonces los cubrían la cabeza con cenizas. Y su lúgubre melodía transformaba el tono, al tiempo que estrechaban el círculo que formaban. La invocación al sol se convertía en una especie de reproche amargo, adquiría el aspecto de una contricción publica, la forma de un remordimiento, que expresaban en común, hasta el momento que la noche hubiese caído completamente.
Forma de H, la figura central sobre la que habían construido sus ciudades los Atlantes.


De la Mare
Croco, krokos, azafrán.
Pan loco y brutal.
En la tragedia griega, los horrores tienen el efecto de la catarsis.
Hipnos alado, el sueño, hijo de la Noche y hermano de la Muerte.
Ir a la caza de Eco o de un arco iris.
(Memorias de una enana)


Farrington
"Prometeo", de Esquilo, refleja la conmoción anímica de una sociedad exaltada y temerosa, ante la perspectiva de una agitación intelectual. Prometeo, donador de las artes a los hombres, es el símbolo del esfuerzo consciente de la humanidad, para tomar su destino en sus manos y conseguir un mundo mejor. Pero siguen las viejas lealtades instintivas. Prometeo sufrirá a causa de su orgullo.


Wassermann
Una conmovedora figura de mère prodigue, una encorvada Níobe.
(El caso Maurizius)


Fallada
Respirar el aire salino del mundo homérico.
Como acosado por las Erynias, recorre los pasillos.


Brecht
Leda y el cisne, imagen de sodomía.


Wolfe
Empezó en Creta, hace cuatro mil años, el amor.
Simónides, Menandro, Estrabón, Moscos y Píndaro, habían saldado sus cuentas terrenales.
Surgir un fauno impalpable, en el bosque del recuerdo.
En la orilla del río, el órgano de las cañas, el templo de la Musa, el bosque sagrado.
Se escabulló como una vigorosa ménade, provocando la persecución de Baco.
Su desprecio de la razón era parnasiano.
La triste comodidad de Arcadias no alcanzadas.
Permitiendo que la traviesa brisa jugase complacida con sus famosos rizos. Los cabellos enredados de Nerea.
Extranjero en Arcadia.
El texto griego de "Alcestes", el más distinguido y adorable de todos los mitos sobre el Amor y la Muerte.
Deméter, cazando en el bosque sin ser vista.
Joven cuerpo de Ménade.
Apolo cumplió la sentencia de la divinidad suprema, en la triste casa del rey Admeto.
Imprevisto e impalpable fauno, perdido en el bosque.
Los fragmentos de perdidos poemas épicos, en un trozo desprendido de una vasija de Cnosos.
(El ángel que nos mira)



Dinesen
Esculturas de Baco. Plenitud y gran poder, que se refleja en su ser. Habría hablado a los seres humanos con voz baja y suave, sabedor de que su fuerza sería demasiado para los mortales.
Las Euménides son como las pulgas. Les gusta la sangre roja, pero luego nos abandonan.
Sal ática.
Psique colocada de pie al lado del lecho de Eros. Psique había temido encontrarse con un monstruo y había encontrado al dios del amor.
Estudio de los misterios del culto de Lampsaco.
Endimión condenado a un sueño eterno, dulce como la noche.


Baring
Lejana y distante Proserpina, en el centro de la muerte.



Mauss
Para Platón, no es el poeta quien extrae las ideas, es su musa la que hace que salga de él la creación.



Cardan
El búho de Minerva levanta el vuelo sólo al anochecer.



Radbruch
La espada era uno de los atributos alegóricos de Temis y de Dike.



Toynbee
Los griegos encontraron la explicación de las diferencias de cultura, en diferencias de habitat geográfico, suelo y clima. Hipócrates, "Influencias de la Atmósfera, el Agua y la Situación". Teoría del contorno.
Detrás del monte Citerón y justamente a la vuelta del Parnaso, se halla Ática, la Hélade de la Hélade; la comarca cuyo ethos fue la quintaesencia del helenismo, situada frente a frente de Beocia, el país cuyo ethos rústico, estólido, inimaginativo, brutal (pieza excepcional de tierras laborales), hería la sensibilidad helénica como una nota disonante. La distancia quedó resumida en las mordaces frases,cerdo de Beocia, sal de Ática.
Apatía, en el griego original, significa invulnerabilidad a los dolores de la experiencia, impenetrabilidad a su estímulo.
El primer perfeccionamiento en la agricultura helénica. Cuando el Ática, por iniciativa de Solón, abrió el camino desde el cultivo mixto a la agricultura especializada para la exportación, este avance técnico fue seguido por una explosión de energía y crecimiento en las esferas de la vida ática. El estadio del avance técnico fue un aumento en la escala de operaciones, mediante la organización de la producción, cimentado en la actividad de esclavos.
En el original griego, anacoreta significa literalmente el que se aparta, retiro.
Kóros significa hartazgo, la condición psicológica de ser echado a perder por el éxito. Ybris, conducta desaforada, la consiguiente pérdida de equilibrio mental y moral. Ate, desastre, el impulso ciego ingobernable. Tema común del drama trágico ateniense del siglo V.
El significado literal de la palabra griega palingenesia es repetición del nacimiento.


Adorno
En premio por haber acogido hospitalariamente a Zeus y Hermes peregrinos, los dioses preservaron a Baucis y a su esposo Filemón, del diluvio con el que habían castigado a quienes no les habían dado cobijo y les concedieron el deseo formulado de vivir igual tiempo, prestando ayuda como sacerdotes; los dioses convirtieron su cabaña en templo y, a su muerte, los transformaron en árboles, que se elevaban uno al lado del otro.


Agalma, objeto de culto (por antonomasia, una escultura, pero también una pintura), en general, precioso, pieza de bravura.


Sartre
Silbidos de los pastores griegos.


Los actores clásicos sustituían la máscara de golpe.
Casandra en la cima de una colina, viendo a sus pies una ciudad sumergida en el fondo.


De Beauvoir
La Acrópolis. La gola, el plinto, los modillones, las gotas, el equino, el collarino del capitel; la ligera curva que suaviza la dureza de las líneas horizontales, la inclinación de las columnas verticales, su corte, el sutil refinamiento de las proporciones.
(Los Mandarines)


La decadencia micénica, la grandeza de los Atridas, su ruina predicha por Casandra.
Odia el instrumento telefónico, que hace que las personas estén próximas, lejanas, esa Casandra cuyo llamado estridente rompe bruscamente los días y por el cual se anuncian los dramas.
(Hermosas imágenes)


Leduc
Safo con sus bucles de Serafín, su portaplumas legendario en la mano.



Genet
Tenebrosos los ojos y la boca de las máscaras de Sófocles.


Pequeño y liviano templo griego, que Minerva lleva en la palma de la mano abierta.
Nacer como Crisaor de la sangre de Medusa, el más fabuloso de los campeones, o de los nuevos ríos, de los valles, de las quimeras, dando un brinco sobre un parterre de violetas, la ilusión en persona.
Crespón de China de Apolo.


Bengtson
Siglo XV. Enterramiento en sepulturas de bóveda. Tesoro de Atreo.
Es minoica la configuración de divinidades personalizadas, Artemis como Britomartis, Dictina, Afea y la Diosa de Palacio, posteriormente venerada con el nombre de Atenea.


U. Sinclair
Las islas griegas, en las que la ardiente Safo había amado y cantado. Siendo la poesía de Byron famosa como la de Safo, todos estaban expectantes por ver aquella región cargada de glamour.
(El fin del mundo)

Thirsis era una dominadora, todo debía obedecer a su voluntad. Coridón, suave y modesta, se adaptaba a los mandatos y prohibiciones.
Coridón habría podido ser Nausicaa; llevando una sagrada copa, habría podido marchar con el cortejo de las vírgenes.
Bello Antinoo.


Savinio
Mitrulla, aquella que en su Delos natal, la isla flotante de Diana y Apolo, había sido transformada en madre por Sófocles, el enzónos de larga cabellera.


El árido Egeo.
Había un cielo radiante. Un viento niño despeinaba las nubes blancas, ensortijaba los bucles del Egeo.
Peloponeso significa isla de Pélope, e implica el corte del istmo de Corinto realizado, en 1893, por el general Türr.
El Zeus instalado en el interior del templo era muy grande y, aunque sentado, tocaba el techo con la cabeza. La escultura era criselefantina y para que no se deteriorara con el calor, día y noche la lubrificaban con un riego de aceite.
Hermes ve con el especial estrabismo de los dioses; a cualquier parte y desde ningún sitio. Pausanias atribuía el Hermes de Olimpo a Praxíteles, pero la arqueología actual lo incluye entre las copias de época romana.
Días de lluvia rampante y de viento cortante, de cuya exclusiva goza el divino clima del Ática.
En los primeros juegos de Atenas, la carrera de Maratón tenía un significado directo y debía ser la exacta reproducción de la carrera que, en el año 490, efectuó el mensajero de Milcíades, para anunciar a Atenas que Grecia había vencido. Una perfecta reproducción de la carrera habría requerido la muerte del mensajero, el cual, tras llegar a la meta y pronunciar el fatal <<¡Nenikíkamen!>>, cayó al suelo y falleció en el acto.
Brujas o lobas de Tesalia.
Cigüeña es en griego pelargios, y Pelarguia era antes el nombre de Grecia.
(La infancia de Nivasio Dolcemare)

Heráclito sufría de anemia lírica, que le llevaba a expulsar a Arquíloco de las justas a latigazos.
El ritmo de la "Iliada" es el del carro; el de la "Odisea" es el del barco de vela.
(Maupassant y "el otro")


Musil
Las esbeltas piernas de acero de los atletas homéricos.
(Las tribulaciones del estudiante Törless)


Morante
Ojos habladores, resonar los gritos de Casandra.
Prepotencia de misteriosas razones prometeicas.
(La isla de Arturo)



Chandler
Desnuda Afrodita, recién salida del Egeo, se mantenía orgullosamente erguida, sin vergüenza ni incitación.



Mitchell
Termópilas, desfiladeros refugio de los pueblos fuertes, que sufren una invasión.
(Lo que el viento se llevó)



Welch
Mármoles de Elgin. Esculturas, tesoros del arte griego, cuya discutida presencia en Gran Bretaña se debe al afán de Thomas Bruce, séptimo barón de Elgin, quien las llevó a su país en 1806.


Hasek
Anábasis. Caminar siempre hacia delante.
(Las aventuras del buen soldado Svejk)


Camus
Atenas apestada y abandonada por los pájaros.



Priestley
Ser humano arcádico.



Arendt
Persona, en su sentido original, significó la máscara que utilizaban los actores en el escenario. Las dramatis personae correspondían al griego tà tou drámatos prósopa. La máscara desempeñaba dos empleos distintos. Ocultar o reemplazar la cara y el semblante del actor, pero de manera que hiciese posible la resonancia de la voz. Aunque la raíz etimológica de persona deriva de per-zonare, del griego Eone y que significaría originariamente disfraz, tenía para los oídos latinos el significado de per-sonare, <<sonar a través de>>, de donde, en Roma, la voz que sonaba a través de la máscara era la voz de los antepasados.
Gramaticalmente, ipokrités, en su significado original como en el uso metafórico posterior, significaba el actor propio, el prósopon que llevaba. Persona, en sentido metafórico, significaba la persona que la Ley del país puede añadir al ser humano, a grupos y corporaciones.


Mumford
Aunque las grandes construcciones de ingeniería de los cretenses, egipcios y romanos fueron realizadas sobre un fondo empírico, disponían de una gran pericia técnica.
Leyenda de Procusto. Tipifica el horror y el resentimiento, que los pueblos sentían frente a la mutilación del cuerpo.
Prometeo, genio del fuego, figura al origen de la exploración del ser humano.
Sócrates había vuelto la espalda a los filósofos jonios, porque le preocupaba más saber respecto de los dilemas del ser humano, que aprender cosas sobre los árboles, ríos y estrellas, experiencia positiva.


Lowry
Cícladas barridas por los vendavales.
Filoctetes, hijo de Peante, amigo de Heracles, cuyo arco terminó por ser una posesión soberbia y desventurada.
Buitre, ave infernal de Prometeo.


Waugh
Tema del orfismo de Píndaro.
(Retorno a Brideshead)


Greene
Imagen de Edipo, que emerge del palacio de Tebas con los ojos chorreando sangre.
  


Graves 
La madre de Orfeo fue Calíope, una de las nueve musas, la que inspiraba a los poetas. Orfeo tocaba la lira con tal perfección, que podía domar las bestias salvajes y hacer que las rocas y los árboles se desplazaran, para seguirle. Un día, su hermosa mujer, Eurídice, pisó una serpiente dormida. Falleció a causa del veneno y Orfeo descendió hasta el Tártaro, para rescatarla. Hechizó a Caronte, Cerbero, las furias y Perséfone. Hades impuso una condición; que Orfeo no dirigiera la vista hacia atrás, hasta que Eurídice estuviera de vuelta y a la luz del Sol. Pero giró ansiosamente, para verla. Perdió a Eurídice para siempre. Orfeo rechazó adorar la nueva divinidad, Dionisos, a quien acusaba de no ser buen exponente ante los mortales por su comportamiento. Dionisos mandó que fuese perseguido por una muchedumbre de ménades, seguidoras suyas. Atraparon a Orfeo sin su lira, lo decapitaron, le cortaron el cuerpo a trocitos y lanzaron estos al río. Las nueve musas los recogieron y enterraron al pie del monte Olimpo. La cabeza fue enterrada en la isla de Lemnos.  
La Madre Tierra creó a Tifón, el monstruo más enorme. Tenía cabeza de asno, orejas que tocaban las estrellas, alas que tapaban el cielo y un amasijo de víboras enroscadas, en lugar de piernas. Los dioses del Olimpo huyeron a Egipto. Tifón quitó a Zeus los tendones de manos y pies y lo puso bajo la custodia de un monstruo hembra, llamado Delfina. Zeus lo aplastó con una enorme roca, el monte Etna, en Sicilia.
Monte Safón, en griego monte Casio, morada del monstruo Tifón y del dragón Delfine. Desarmaron a Zeus, soberano del Cielo, y le mantuvieron prisionero en la cueva Coricia, hasta que Pan dominó a Tifón con un gran grito y Hermes, divinidad de la astucia, rescató a Zeus.


Von Doreder
Padre Homero.
Hoi trópoi, tal como los llamaban los griegos, puntos de enlace o transformación de sentido, sinónimos de carácter.
(Las escaleras de Strudlhof)


Lampedusa
El plateado Perseo, volando sobre las olas, acudía presuroso a socorrer y besar a Andrómeda.


Épocas en las que no se salía a cazar sin antes haber invocado a Artemisa.
Palas Atenea influyó para frenar los arrebatos de Odiseo.
Eros, malicioso y tenaz, dispuesto a envolver en la magia azarosa de su juego.
Venus envuelta en su turbante de vapores otoñales. Sus dominios, donde reina para siempre la persuasión.


Bataille
Los mitos no tienen, como los seres de carne y hueso, los límites del ser y, en muchos sentidos, Dioniso sobrevive bajo el aspecto del Demonio.
La divinidad de Dioniso es la omnipotencia, la inocencia del instante. No es el vino, sino la embriaguez. Dioniso, despreocupado por las consecuencias, es la ausencia de razón y el grito sin ilusión -que sólo tiene la instantaneidad del rayo- de la tragedia. Es la libre e insignificante tragedia, que estalla, violenta, con fisuras, sin salida. La poesía que encarna es una muchedumbre, por ser menos que un ser, es un obstáculo derribado.
Lo que había de inalcanzable y divino en el grito de las Bacantes ya no lo podemos recuperar. Satán conducía la ronda de las brujas; Dioniso la de las Bacantes y, en los dos casos, la lubricidad era el calor venenoso de los juegos. Incluso en cuanto (bastante débilmente) consiste en la supervivencia de la divinidad tracia, Satán sigue siendo un Dioniso envejecido.
Dioniso es una <<divinidad que muere>>. Encarna lo sagrado erótico y también el sentimiento trágico del sacrificio.
Los Titanes devoraron el recién nacido de una madre, que el padre había matado. Sólo renace a la luz después de las lamentaciones, que proseguían las Ménades.
(La literatura como lujo)

Desnudez, verdad de bacante.
(El Pequeño)


Frisch
Hermes, figura ambigua. Divinidad de bandidos y pícaros, en el día de su nacimiento robó los terneros de Apolo. Carácter y conducta bajo el símbolo de la magia, pastor de los rebaños, dispensador de la abundancia. La herma, su símbolo original, tiene forma de falo. Patrono de los comerciantes, las hermas formadas por montones de piedras eran, para los comerciantes viajeros, indicadores del camino. Amistoso mensajero de los dioses, le gusta ser invisible cuando se aproxima a los mortales y lo repentino, improbable, incalculable, inesperado, tornadizo, pertenece a Hermes y su gobierno, lo inquietante en la serenidad; es el mensajero de la muerte, que nos conduce a los infiernos.


Vejez en común, Filemón y Baucis. Zeus y Hermes los recompensaron por generosa hospitalidad. Se metamorfosearon en dos árboles cuyas ramas se unían. Símbolo del amor conyugal.
El cuerpo cubierto por una sábana bien definida, como el de una Niké bajo los traidores pliegues del mármol, pero cálido.
Rizosa divinidad pagana, un Hermes al que todo sale bien.
(Digamos que me llamo Gantenbein)


Koestler
Casandra enmudece en el momento decisivo. Escucha sus propios gritos de advertencia; pero sólo Casandra los oye, pues ningún sonido sale de su boca.



Grass
Con las musas hay que mantener alguna distancia, pues en otro caso, el beso de la musa se transforma en costumbre doméstica y cotidiana.



Cattell
Voluntad prometeica frente la resignación.



Capelle
La Filosofía es un fruto original griego, o más exactamente jónico.
Reflexión cosmogónica de los siglos VIII, VII y VI y enseñanza sobre la formación del mundo de los primeros órficos. Manera de reflexionar mítica.
Papel que en las poesías órficas representan el dragón de dos cabezas y el óvulo cósmico.
Epiménides de Creta. Teorías de que el ser humano tenía que purificarse de algunas manchas, por poderes demoníacos.
Jenófanes de Colofón. En el 540, huyó de la dominación extranjera a Zancle (Sicilia), actual Mesina. Su profesión de rapsoda errante, que le impulsaba a recitar los poemas de Homero en los palacios de los príncipes y el mercado de la ciudad, le llevó hasta Catania, en la falda del Etna y a Malta. Tomó parte en la fundación de la colonia fenicia de Elea, en Asia Menor. Su patria definitiva fue Lucania, en Pestum. Su filosofía apuntaba hacia aquello que perduraba, la sustancia fundamental de las cosas, el Uno.
Conferencias de los sofistas en casa de un rico Mecenas, como Calías. Cursos, melétai.


Foucault
Athuroglóssos, alguien que no puede cerrar la boca, una boca como una fuente que mana. La metáfora de la boca, los dientes y los labios como una puerta que se cierra cuando se está en silencio es frecuente en la literatura griega. Aparece en el VI, en las elegías de Teognis, el cual escribió que hay demasiadas personas gárrulas. En el siglo II d. n. e., en su "Ensayo sobre la charlatanería", Plutarco escribe que los dientes son una empalizada o puerta.
Mousikós anér señala una persona fiel a las musas, instruida en las artes liberales. Armonía dórica.
Había cuatro tipos de armonía griega. El modo lidio, que desagrada a Platón, porque es demasiado solemne; el modo frigio, que asocia con las pasiones; el modo jónico, demasiado blando y afeminado y el modo dórico, valeroso.
Se deben tener en cuenta las circunstancias particulares y el kairós, la ocasión decisiva o crucial.
La palabra nómos (la ley) está vinculada con nomeús (pastor). El pastor reparte, la ley asigna.


Nooteboom
La animosidad o theophania, que emana de los rasgos severos y sugestivos del Apolo hallado en Baia, del museo de Ayuthia.
La definición de idea no es exclusivamente la transmitida por Platón (representación de una fórmula, que vincula la realidad general a las leyes generales), sino también la imagen óptica del ojo de la imaginación y la representación. El término idea procede del griego êidon, una forma del verbo, que significa ser visible.
El aoristo del verbo significa hacerse visible. El aoristo es el pretérito indefinido del verbo griego, en el que la acción se representa en el pasado sin la idea de determinación ni de perduración.


Le Goff
Heracles furioso, de Eurípides.
En una tragedia de Eurípides, el soberano de Argos desprecia, en nombre de las virtudes del hoplita, al arquero Heracles. Desde Homero hasta fines del siglo V, el arco es el arma de los bastardos, traidores (Teucro y Pándaro, en "Ilíada"), extranjeros (los escitas en Atenas), subguerreros. Pero también es el arma de los superguerreros, de Heracles, del cual sólo un autor de tragedias, influido por los sofistas, puede hacer un combatiente de segundo plano; Heracles, el cual transmitirá a Filoctetes, valiente aislado, el arma que decidirá el destino de Troya. Ulises, al tender su arco en Ítaca, afirma su soberanía.


Daninos
Majestad de Delfos, impregnado por el misterio de la Pitia.



Burgess
Azote del Elíseo.


Mito cretense del toro alado. La bestia era el demonio, decía Minos. El Minotauro era el espectro político. Pero un día, procedente del oeste, llegaba volando el liberador pelásgico, el que no había conocido el pecado, el que terminaría con la culpa. Dédalo, artesano desinteresado, genio antisocial con su definitiva réplica al vuelo.
Vaca, pantomima de Pasifae.
Venus se vuelve fría sin Baco y Ceres.


Abbagnano
Nietzsche. Lo apolíneo domina en las artes plásticas, que son armonías de formas.
La lechuza de Minerva inicia su vuelo al filo del crepúsculo y, por tanto, llega muy tarde, cuando la realidad ha cumplido su proceso orgánico de formación y ya está hecha.
Platón. La economía libra de la pobreza y la medicina de la enfermedad.
Gnómico. Quien se expresa mediante breves sentencias morales, como hicieron los Siete Sabios, denominados gnómicos.
Por hybris entendieron los griegos una violación a la regla del cálculo, de los límites que el ser humano debe mantener en sus referencias con los otros hombres, con la divinidad o la organización de las cosas. La injusticia es una forma de hybris, la transgresión de los justos límites respecto a los demás hombres. Aristóteles lo entendió como la ofensa gratuita hecha a los demás, por el placer de sentirse superior, la insolencia.
La locura poética, inspirada por las Musas.
Creación. Poíesis.
Descripción. Hypographé.
Emoción. Páthos.
Porístico. De porisma = corolario.
Ex-votos. Los modelos metálicos de rostros, pechos, manos, en los templos beocios.


Kirk-Raven
El Tiempo es un concepto cosmogónico elaborado en el "Timeo". Ferécides de Siro, en el siglo VI, lo personificó como una etimología de Krono. Su procedencia oriental, dentro de las versiones órficas, queda atestiguada por su forma concreta de serpiente alada policéfala.
Ferécides y Anaximandro fueron los primeros escritores en prosa que se transmitieron.
La conexión de Jenófanes de Colofón con Parménides se funda en la semejanza superficial entre su divinidad una e inmóvil y la esfera del Ser de este.
Jenófanes fue un poeta con intereses especulativos, en especial sobre cuestiones teológicas, que le indujeron a atacar a Homero, arquetipo de poetas y origen de la educación contemporánea.
Las doctrinas científicas pitagóricas son el dualismo entre el Límite y lo Ilimitado y la ecuación de las cosas a numeros. La costumbre atribuyó a Pitágoras el hallazgo, mediante el cálculo de las apropiadas longitudes de la cuerda en un monocordio, de que las pausas musicales podían expresarse en simples referencias numéricas, entre los cuatro primeros numeros enteros. Si la escala musical depende de la imposición de definidas proporciones, sobre el indefinido sonido entre lo alto y lo bajo, podrían las leyes, el Límite y lo Ilimitado, subyacer a todo el universo, puesto que los cuatro primeros numeros enteros contienen el secreto de la escala musical, su suma; el numero diez o la Década, puede semejar que abarca el numero y llegar a ser estimada con veneración.
Empédocles. No hubo nunca una unidad original, sino cuatro sustancias distintas, Zeus, Hera, Edoneo y Nestis, o Fuego, Aire, Tierra y Agua.


Beals
Los griegos hicieron numerosas transformaciones en el alfabeto fenicio. Invención de los símbolos de las vocales. El griego no puede escribirse de una manera inteligible con consonantes solas; las vocales deben ser representadas. Los griegos no crearon muchos símbolos nuevos, reinterpretaron algunos caracteres fenicios, especialmente los que no eran menester para la escritura de las consonantes griegas. El alef fenicio (una consonante pronunciada con un sonido gutural profundo) se convirtió en la vocal alfa griega, y dos símbolos fenicios, para los sonidos similares a la h aspirada (ausentes en el griego), se transformaron en la épsilon y la eta griegas, las dos vocales.



Barraud
Teoría de la generación espontánea, apreciada por los Griegos como un dogma, admitida hasta los siglos XVII y XVIII.



Vidal
Aquiles permanece en su tienda.
Edipo en Colona, un hombre viejo y ciego, que sólo posee una hija leal como guía.
Aquiles en el mundo subterráneo, explica a Ulises que preferiría ser un súbdito entre los vivos y no un soberano de todos los muertos.
Tragedias clásicas. Trágico y esperable.
Dientes regulares de una diosa griega.


Charroux
En la leyenda griega, Pigmalión, célebre escultor, para protestar del culto indecente que las mujeres de Amatonte (Chipre) dedicaban a Venus, resolvió vivir en el celibato. La diosa del amor, irritada, se vengó con elegancia. Hizo que Pigmalión se enamorase de una escultura, representando una mujer maravillosamente bella, esculpida en un bloque de mármol y a la que él llamaba Galatea. Finalmente entregado a los encantos del amor, e incluso a los de las prostitutas del templo de Amatonte, Pigmalión obtuvo el perdón de Venus, que animó a Galatea. La escultura, convertida en criatura de carne y de vida, fue desposada con el escultor. De esta unión, símbolo de la potencia creadora del arte sobre la materia, nació un hijo, Pafo, que fundó la ciudad de Pafos.
Los griegos llamaban a los niños hijos de fulano, y el ser humano no adquiría un nombre propio, más que cuando lo había merecido por una reputación. De esa manera, Aristoclés se convirtió en Platón, debido a la anchura de sus hombros y fue este apodo el que le quedó.
En los tiempos de Cronos, los dioses y los hombres celebraban festejos en común. Zeus Olímpico pretendió imponer su supremacía a los hombres y determinar la parte que correspondía a los dioses con ocasión de los sacrificios. Encargado del reparto, Prometeo escondió los mejores bocados en un pellejo de buey y los huesos bajo una capa de grasa, que escogió Zeus quien, furioso, retiró a los hombres el fuego inextinguible. Entonces Prometeo fue a la isla de Lemnos, donde estaban las forjas de Hefesto, hurtó una parcela del fuego divino, la escondió en un junco y la dio a los hombres. Zeus, irritado ante esta segunda ofensa, envió al astuto ladrón un obsequio envenenado; la hermosa Pandora, modelada por Hefestos, el sublime artesano, dotada de vida por Minerva y de las perfecciones por los otros dioses. Pandora aportaba como dote un recipiente misterioso, herméticamente cerrado, que contenía todos los males que debían afectar a la Humanidad. El dueño del Olimpo esperaba que Prometeo se esposaría con esta criatura de ensueño, pero el paladín desconfió y fue su hermano, Epimeteo, quien la tomó por esposa. Pandora, por curiosidad, alzó la tapa del recipiente, permitiendo escapar y esparcirse por la Tierra los cataclismos y las calamidades. Sólo la esperanza permaneció sobre los bordes y no levantó el vuelo. Fue de tal manera como, después de la Edad de oro y el paraíso terrestre, la desgracia, con la mujer supremamente bella, hizo su aparición entre los hombres. Siempre furioso, Zeus desencadenó un diluvio (llamado de Deucalión), para aniquilar a la Humanidad, pero Prometeo desbarató el plan, invitando a su hijo Deucalión y a su nuera Pirra a construir un arca, para sobrevivir a la inundación. Pandora es una Melusina.
El simposio era un establecimiento consagrado a las bebidas, a los festines y a los intermedios galantes.


Fo
Dioniso es una divinidad griega, de origen tesálico-minoico. Sentía tal amor por los hombres, que cuando un demonio bajó a la tierra y robó la primavera, para llevarla al infierno y disfrutar él solo, se sacrificó por los hombres. Subió en un mulo, bajó al infierno y pagó en persona, con su propia vida, para que los hombres recuperaran la primavera. La primavera es la dignidad.



Gigon
La Musas, hijas de Zeus.
Dos cosas saben decir las Musas; lo falso, con apariencia de verdad, y lo verdadero.
Hesiodo quiere enseñar la verdad, en armonía con el encargo de las Musas.
Un apéndice de la "Teogonía" cuenta que, al encerrar a su padre en el Tártaro, Zeus se ha hecho culpable y tiene motivos para temer a sus hijos. Devora a su esposa Metis con su hijo nonato. Y el hijo nace de él propio, Palas Atenea.
Seguirá siendo carácter permanente de la filosofía griega, que el ser verdadero es un ser con organización, en el que todo está hermanado y cada uno realiza su papel. Anaximandro y Parménides señalarán esta idea con la palabra cosmos.
La fábula de la formación del ser humano de los fresnos, a la cual alude Hesiodo.
Pertenece Alcmeón a la vieja generación de los escritores especializados griegos, contemporáneos de las construcciones de los arquitectos (Quersifrón y Metagenes, en Éfeso y Teodoro, en Samos), los cuales han dado cuenta de la técnica de los edificios construidos.
La isonomía es la palabra clave, que opone la aristocracia del ocio a la tiranía.
Jenófanes. El disco del astro, dískos; este símil se adecua mejor con la luna que con el sol, como demuestra Empédocle. Se precipita, en un momento, en alguna región deshabitada de la tierra, como si cayera en un agujero. El que la luna se precipita a tierra y que de esta manera desaparece, es una de las explicaciones primitivas del fenómeno, antes de saber siquiera, que la luna desaparece por detrás del ultimo horizonte.
El libro de Heráclito, por su forma, va ligado a los arcaicos libros-hipothekai, compilaciones de trabazón poco rigurosa de dichos conceptuosos e independientes. Parménides vuelve a la forma arcaica de la literatura griega, el gran poema épico.
El método demostrativo, en virtud del cual, en un segundo paso de la demostración se abandona la tesis del primero ("aunque no valga lo primero vale, sin embargo, lo segundo"), vuelve a aparecer en "Gorgias", dentro de la discusión eleática de gran estilo.


Rosaldo
Pastores de ovejas griegos sarakatsani. La mujer es su doméstica, él es su deidad.


O´Brian
Costa norte de Creta, monte Ida.
Euspongia mollisima, con las que Aquiles llenó su casco, según Poggio.


Yourcenar
Teorías de Heráclito sobre la identidad del arco y del blanco.
Obsesionante melodía en el modo frigio.
Vendedor de hierbas del ágora.
Recinto de una Musa.
Arquitecto Apolodoro.
Epigrama amoroso de Calímaco.
Olimpión de Atenas, neutralizador del Partenón.
Escultores, Pappas de Afrodisia, Aristeas, Antoniano de Mileto.
Flujo transformable de las cosas, por el cual se permitió arrastrar Heráclito.
Atenas tenía su filósofo de la vida frugal. En una cabaña de la aldea de Colona, Demonax vivía una existencia alegre.
Actor cómico Aristómenes. Representaba la vieja comedia ática.
Antímaco, poeta arcaico, de estilo oscuro y denso, con frases amplias y condensadas, relató el periplo de Jasón, el misterio de los horizontes y los viajes, la sombra que refleja el ser humano efímero sobre los paisajes eternos. Lloró apasionadamente a su esposa Lydyé.   
Idea heraclitiana de la transformación y el retorno.
Isla de Aquiles. Tetis hizo educar a su hijo en ese islote.
(Memorias de Adriano)


Godelier
Las excavaciones de Schliemann, 1870-1874, y de Evans, quien exhumó la civilización minoana-cretense, 1900-1905, por una singular paradoja, restituyen a los griegos unos sobranos, que no eran Basileus, sino Anax.


Orton
Perder el rumbo como Ulises.
(Diario)


James
Cadmo fue sumamente apto en la construcción de la ciudad de Tebas, pero un fracaso con su familia en sus roles sexuales; sus descendientes sufrieron innumerables tragedias; el más famoso fue Edipo.
Prometeo y su hermano Epimeteo recibieron de los dioses el encargo de crear los animales y el ser humano. Epimeteo lo realizaría y Prometeo lo supervisaría. Epimeteo dio a los animales dotes como fortaleza, rapidez, valentía, alas. Poco quedó para otorgar al ser humano, que lo hiciese superior; por tanto, Prometeo efectuó un rescate. Con la ayuda de Minerva, encendió su antorcha en el sol y dio al ser humano el fuego; el ser humano podría hacer armas, utensilios y conseguir el dominio sobre los animales. Además, Prometeo hizo al ser humano erguido como los dioses y le garantizó la mejor carne del sacrificio, reservando el sebo y los huesos para los dioses.
Zeus se sintió ultrajado por el interés que Prometeo demostró hacia el ser humano y le castigó. Como Perseguidor, encadenó a Prometeo a una roca, para torturarle eternamente. Sin embargo, pasadas tres generaciones, Prometeo fue rescatado por Hércules. Prometeo es el símbolo de magnánima aguante al sufrimiento inmerecido y fuerza de voluntad, para oponerse a la opresión.
Pigmalión, ser que odia realmente a las mujeres, crea de la piedra una perfecta, que no hay mujer que se pueda igualar; se enamora de su creación, en vez de enamorarse de una mujer del mundo real.
Dafne coquetea con los hombres y cuando es perseguida, corre llorando a papá, en busca de protección.


Guimard
Pasión de Narciso.
Y ya el anochecer nos divide, oh Narciso; inserta entre los dos el hierro que corta un fruto.
(Las cosas de la vida)


Schumacher
Los griegos acudían a los oráculos vivientes, pitonisas, casandras, profetas y videntes.



Losee
El papel de Bacon en la ciencia fue análogo al papel del poeta griego lisiado Tirteo, el cual no podía luchar, pero sus canciones de guerra llevaban ánimo a aquellos que podían.



Cooper
Enoia. Ser en nuestras mentes.
Anoia. Ser más allá de nuestras mentes.


McCullough
Un negociante griego. Túnica, capa chlamys, sombrero de ala ancha y botas hasta el tobillo.


Davis
Odas ligeras.
Una espectacular vasija de doble asa con figuras negras, una crátera de vino del periodo helénico. Odiseo con una barba prominente en forma de pica, disfrutaba siendo tentado por una mujer.
La alfarería samia es fuerte, pero se rompe con el descuido.
Habituales imágenes de los dioses del Olimpo. Hércules dedicado a sus tareas de semidiós con su acostumbrado penacho de cerdas y Cástor y Pólux abrevando sus caballos, como si estuvieran peleados. En lo alto se alzaba una enorme escultura de bronce de Júpiter Magno y Magnífico, con su barba poblada y sus grandes sandalias, blandiendo en la mano un rayo sumamente vigoroso.
Loza samia. Cerámica cocida con un color satisfactorio, presentaba unos diseños de excelente gusto, un brillo atractivo y un buen equilibrio en la mano.
Júpiter, guardián de los extraños.
Dirce, doncella atada, por haber ofendido a alguien con la aptitud de imaginar los castigos más desquiciados.
(La mano de hierro de Marte)



Benford
Laberinto euclidiano.
Encajar en el lecho de Procusto. Tirano de Ática, su verdadero nombre era Polipemón o Damostres. Acogía a los viajeros, pero cuando se metían en la cama y les quedaba pequeña, les cortaba las piernas o los estiraba hasta que fallecían. Su muerte fue una de las primeras hazañas de Teseo.


Jacq
Arte de Micenas. Pequeñas imágenes de terracota, efigies marmóreas de campeones griegos, jarrones de largo cuello decorados con las hazañas de Heracles.



Stamer
Por las orillas del mar se extendía la cola de un animal marino. Con sus duras espinas, torcidas como los cuernos de la luna, azotaba la superficie del agua. Apolonio de Rodas, 231-181. El Mito informa de la horrenda transformación de Escila en un monstruo marino. El Tritón blanco deseaba a la bella doncella Escila, que se bañaba en la bahía de Sicilia. Pero lo rechazaba por su malfomación, por su cola de pez. Glauco solicitó consejo a la hechicera Circe, pero esta por celos le dijo que bebiese su poción mágica, que la transformó en un monstruo marino.
En Siracusa, Sicilia, era adorada la diosa Aretusa. La divinidad de los ríos, Alfeo, la deseaba como esposa, pero huyó por el mar. Él, para castigarla, la transformó en una fuente. En Siracusa se le ofrecían sacrificios. Unas monedas acuñadas muestran su cabeza rodeada de delfines.


Rutherfurd
Aunque el año solar no se divide con exactitud en varios meses lunares de veintinueve días, cada diecinueve años se produce una coincidencia entre los años solares y lunares, hallazgo atribuido a Meton el Griego.
Prometeo encadenado a una roca de superstición.



Bellow
Tamaño y serenidad de los ojos oscuros de Hera.



Gaarder
Ideas. Reducido numero de moldes, que se encuentran detrás de todo lo que vemos a nuestro alrededor.
Trauma, griego, herida.


Pavic
"Amor y muerte de Hero y Leandro", poema de Museo el Gramático.
Orfeo forzando a obedecer con su música las fieras, las piedras, los minerales, la madera, el fuego, la resina, el silbido del viento en las caracolas y las tripas de los animales.


Spinrad
Baldosas azules de Delfos.



Roberts
En los siglos XVIII y XVII, los aqueos bajaron hasta el Ática y el Peloponeso, una tierra que tenía contactos con Asia y cuyos habitantes habían aportado al futuro un símbolo duradero de la vida griega, la fortificación del lugar más alto de la ciudad o acrópolis.



Neville
Las musas tenían por costumbre aniquilar a los que inspiraban.
Pitágoras experimentó que el origen de la escala musical occidental es la octava, porque una cuerda dividida por la mitad daría igual sonido ocho tonos más alto, que una cuerda del doble de largo. La frecuencia de vibración de una cuerda es inversamente proporcional a su longitud. Uno de sus secretos era que un quinto musical (cinco notas diatónicas o la sección áurea de una octava) debía regresar a la nota original ocho octavas más alta, cuando se la repetía en doce ocasiones en una secuencia ascendente. Pero cuando lo probó, había una diferencia de un octavo de nota, de manera que la escala ascendente también era una espiral. Proporciones mágicas de los numeros en los sonidos emitidos por los planetas en vibración, mientras se trasladaban por el vacío negro.


Mee-Spawforth
Murallas, novedad urbana, de los siglos IV al VII.
Habitaciones calientes gracias a glorias (hipocausto bajo el suelo).
Ninfeos. Casas de fuentes.
Estoas. Columnatas porticadas. El consejo o bulé de Atenas se reunía en el buleuterio, teatro cubierto.
Colinas del Areópago. Pnyx, lugar donde se reunía la asamblea (ekklesia), teatro de Dionisos, odeón de Pericles, Asclepeion, templos de Temis y de Isis, odeón de Herodes Ático, estoa de Eumenes, monumento de Lisicrates.
Braurion. Templo de Artemisa. Culto ligado con el ritual de la arkteia, <<convertirse en oso>>. Ofrendas textiles.
Maratón. Cueva de Pan, Finca de Herodes Ático, Museo Arqueológico.
Anfiarion. Anfiaros fue un poeta-guerrero de Argos, el cual desapareció en una hendidura de la tierra por las maquinaciones de Zeus. Templo de Anfiaros, santuario, oráculo y sanador.
Eleuteras. La fortaleza de Kaza domina el paso entre Ática y Beocia.
Anaktoron. Estructura rectangular, sanctasanctorum, plataforma o escenario para las visiones (phasmata) de las dos diosas, Core y Deméter, en la forma de efigies iluminadas.
Lusoi, donde las hijas de Proito, a quienes Hera había vuelto locas, fueron purificadas y curadas. Su agradecido padre fundó un santuario a Artemisa Hemera.
Ictino, constructor del Partenón.
Ninfeo o fuente de agua fresca, financiado por el magnate ateniense Herodes Ático, en nombre de su esposa Regilla.
Mosaicos. Dionisos montado en su habitual pantera.
Friso de palmetas y nenúfares pintados en el techo de la antecámara, especialidad de Pausias, pintor del siglo IV.


Guhl-Koner
Abeto sagrado. Atados guirnaldas unidas y metales sonoros, se utilizaban en el culto a Dionisos.
En Eubea, construcciones de un templo dedicado a Hera, en forma de casas de piedra sencillas. No lejos de la ciudad de Caristos se eleva la escarpada montaña de Ocha, actualmente Hagios Elias.
Mito. En el monte Ocha, la diosa Hera celebró su boda con Zeus.
Pseudos, decepción, apariencia.
Tholos (construcción circular), edificio cercano al Buleuterion de Atenas, donde los pritanos solían sacrificar.
Deidades áticas, Atenea Polias, Poseidón y Erecteo.
Los cíclopes, raza mítica de gigantes, que procedían de Licia, participaron en la construcción de las murallas de Tirinto.
Distinguir entre puertas y postigos (polai y polídes). La más importante, la gran puerta (megálai pólai). Tal era el dipilon de Atenas, donde se encontraban los caminos de Eleusis y Megara, el gran camino del puerto y los caminos desde la Academia y el Colonos. Se concentraba un tráfico enorme.
Por un sistema de canales, en la era de los tirios, los manantiales de Himetos, Pentelicon y Parnes eran conducidos a Atenas.
El palacio real estaba dividido en tres partes. Patio (aulé), casa residencia (dûma) y círculo familiar (tálamoi).
Estelas áticas (stéle).
En el Ática, son especiales las columnas tumba de mármol azulhimético, con inscripciones, cintas y coronas.
Tumba de Mausolo, soberano de Icaria, en Halicarnaso. Esculturas de Scopas, Briaxis, Timoteo y Leocares; cuadriga de mármol, escultura de Pitis.
El centro político y comercial era el ágora. En lugares del interior se hallaba al pie de la colina, que tenía el castillo feudal. En Atenas, el campo que se eleva suavemente por la colina Filopapos, llamado Pnyx, que linda con el ágora, se utilizaba para consejos políticos; mientras que sobre la época de los Pisistrátidas, el mercado de Cerameico, asentamiento de la industria ática (situado entre los pies de la Acrópolis, el Areópago y la colina de Teseo), se transformó en un ágora, el centro del comercio ateniense.
Desde el primer coro de Baco, el drama se había desarrollado a la tragedia y la comedia, y aunque habían sido representadas por primera vez por Tespis sobre una tarima móvil, pronto se transformaron en teatros, ya que el drama se estimaba parte del culto a Dionisos. Esta circunstancia hizo menester la erección de un escenario. Después de romperse las tarimas de madera durante una representación teatral, en la que aparecían como rivales Esquilo y Pratinas, se construyó el primer teatro erigido en piedra, en Atenas, en la ladera sur de la Acrópolis. Se terminó entre 340-330. Con Licurgo, el teatro fue dividido en tres partes. La orquesta, que formaba casi un círculo completo, el lugar para los espectadores (tò koîlon, patio de butacas, asiento edolion) y el escenario. La platea era el escenario de las danzas corágicas, en las que tuvo su origen el drama. El escenario se llamaba é skéne (tienda de campaña); también proskénion y logeîon.
La arcilla buena, especialmente rona (gê keramitis) la proporcionaba el promontorio de Colias, cerca de Atenas.
Torno de alfarero, kerámeios trochós.
Figuras de color rojo o marrón oscuro, arcaicas.
Cerámica de Tericles, famosa en Corinto, en época de Aristóteles.
El kántharos era un tazón, que descansaba sobre un pie alto y que tenía asas delgadas ampliamente curvadas. Era especial de Dionisos y de los actores del thiasos de Dionisos.
Párdalis, ritón pantera, cuerno para beber en forma de cabeza de animal.
Repujadores griegos. Calamis, Acragas, Mys, Estratónico, Antipater, Piteas.
Fanon, antorcha de palos atados, perforados con pez, resina o cera. Desarrollo posterior del candelabro.
Los numerosos tetradracmas de Siracusa, que llevan la figura del grabador Cimón, muestran una hermosa cabeza de Aretusa adornada con el kekryphalos.
Aspecto de zapato roto en las monedas de la ciudad tesalina de Larisa, que conmemoran a Jasón calzado con un solo pie. Monosándalos.
Ciudadano ateniense. Astós.
Extranjero, xéne o xénos.
Al unir varias tablas en forma de libro se formaba el políptiquoi deltoi.
Uso del papel-biblos, hecho de la corteza de la planta del papiro egipcio.
Diferentes tipos de papel, charta, Aegyptiaca, Niliaca, Saitica, Taneotica.
La preparación más cuidadosa del material se inventó en el reinado de Eumenes II (197-159), en Pérgamo, de donde viene pergaméne. Anglicé, pergamino. Las hojas del papiro podían escribirse sólo por un lado, las de pergamino por los dos. Este se enrollaba sobre palos, se guardaba en cajas cilíndricas (kílindroi) y un trozo pequeño de pergamino (sílibbos) con el título escrito sobre él, se sujetaba al extremo superior de cada rollo.
Tinta, tò mélan.
Para escribir usaban cañas menfíticas, gnídicas o anaíticas (kálamos, calamus, harundo, fístula) con punta y hendidura.
El escudo de armas de Menelao consistía en la imagen de un dragón, que se le había aparecido a Aulis como mensajero divino.
Para podar vides y árboles se utilizaba la podadera (harpeo), en forma de hoz. Los bárbaros utilizaban espadas con forma de hoces.
El tronco de un árbol sobre el cual hay colgada una armadura completa, a cuyos pies se han amontonado piezas de botín, aparece como trofeo en una moneda acuñada por los beocios.
Se ha perdido la célebre pintura de Policleto, que representaba dos muchachos jugando con astrágalos, guardada en el palacio de Tito, en Roma.
El elemento dramático en la danza báquica fue el germen de las representaciones teatrales.
La entrada de teatro (theorikon) no excedía de dos óbolos.
Aparato para volar (mechané, géranos, aiórema, stropheion y emistrophion).
Theologeîon. Máquina para flotar, sobre la cual aparecen Zeus con Eos y Tetis, en el "Psychotasia", de Esquilo.
Escalón caróntico.
Máscara, prosópon.
Los actores trágicos llevaban quitones e himatias de colores claros bordados ricamente y embellecidos con adornos de oro brillantes.


Bischof
El griego ágape da a entender la existencia de amor entre personas. Una persona precisa ser correspondida. Otra cosa sería pasión.
Eros (el amor), Eris (la discordia) y Anteros, hermano de Eros (el amor mutuo).


Cott
En los vasos griegos, el alma humana tiene la forma de un pigmeo, que sale del cuerpo por la boca.


Monteilhet
Proverbio griego. No sabe leer ni nadar. Estigmatiza los imbéciles.


Tremayne
Safo, poetisa lírica nacida en Ereros, en la isla de Lesbos. Reunió a su alrededor un grupo de mujeres y jóvenes y sus poemas reflejan la intensidad apasionada de su amor. El poeta Anacreonte mantiene que consistía en el amor sexual.


Benevolo
En Atenas, la población cabía en el teatro de Dioniso.
(La ciudad europea)



Franceschini
Cuando Zeus creó a Pandora, le ofreció todos los dones del ánimo y del cuerpo. Hefesto forjó una caja, en la que el padre de los dioses encerró todos los males que amenazaban al mundo. Ordenó a Pandora que no la abriera nunca.
Abominación que perpetró Antíoco cuando mandó degollar unos cerdos en el altar mayor del Templo.
La isla de Cos, cuna de los más ilustres discípulos de Esculapio.
Honorable título griego de arquiatra.

Venido del cielo, se vistió con su casaca púrpura.
Eros viene a desanudar de nuevo todo mi cuerpo,
y una turbación agridulce me invade.

Versos de la poetisa Safo, la hija de Cleis y Escamandrónimo.

Construida a las puertas de la inmensa Asia, Rodas poseía uno de los mercados de esclavos mejor surtidos del mundo.
Sacudir la cabeza de arriba abajo, gesto de negación propio de los griegos.
El griego distingue el eros sensual del ágape anímico.


Brown
Mito de Dédalo. El muchacho recorría el laberinto del Minotauro con una mano apoyada en la pared, sabiendo que le habían garantizado encontrar el final si no rompía el contacto con la piedra.


Dracon, déspota legislador griego, del siglo VII.
El numero Phi, en las dimensiones arquitectónicas del Partenón y de las Pirámides.
En la cruz griega, los cuatro brazos tienen igual longitud. Este tipo de cruz carece de las connotaciones de crucifixión.





Anea Idamis