domingo, 5 de marzo de 2017

RENÉ CLAIR. LE FANTÔME DU MOULIN-ROUGE, 1925






Una mañana en París, en la casa de Julien Boissel, una figura prominente en el ambiente comercial de la ciudad. Un importante negocio, completado con éxito había constituido el tema de las noticias. Y sólo un periódico había perorado respecto del suceso. El "Echo des Rues", el órgano de la Prensa Amarilla.
Para Yvonne Vincent, las noticias de la mañana tuvieron una atracción especial.
Paul Vincent, el padre, ex-ministro, su salud frustrada y la avanzada edad, habían privado al país de uno de sus brillantes líderes. Yvonne atesoraba el secreto de una promesa a Julien Boissel, deleitándose en el romance, como a los amantes les encanta hacer.
George Martine, un reportero, abundantemente dotado de esas cualidades adecuadas de los hombres de su vocación, tropieza con el criado de Boissel, a lo que aclara que se encuentra al corriente de su llegada. Quiere información de los asuntos económicos. La negativa es rotunda y el millonario desea su nombre fuera de los papeles informativos.
Más tarde, ese día, en el hogar de los Vincent, se extendía una nube amenazante. Paul Vincent golpea la mesa con el puño, al tiempo que no acepta el casamiento de la hija con un maduro y feo pretendiente. Gautier, el director del "Echo". Amenazado con unos documentos firmados, replica el olvido y la despreocupación.
La tarea, a menudo, se había aplazado y Vincent cuenta a Yvonne el conflicto y lo que le había preocupado largos años. En el periodo de su mandato fue culpable de una grave indiscreción, que involucraba secretos políticos. El asunto fue silenciado, pero Gautier, entonces uno de sus colegas, tiene pruebas evidenciales. El prestigio social de los Vincent sería un activo valioso para él.
Yvonne implora con desesperación y advierte que se encuentra comprometida. El padre sugiere que se aleje de Julien. Es un estorbo garantizado.
La joven felicita a su enamorado por haber anotado otro éxito. Yvonne había visto a Gautier y no puede imaginar al padre hacer negocios con tal tipo. Julien detecta la preocupación de Yvonne.
Una conversación privada con Vincent desvela a Julien, que Yvonne pronto va a casarse. Sin atender que pide la mano de la joven, con el solo remedio de la desesperación, abandona resignado el domicilio.
El final del día, que para Julien había empezado muy gratificantemente, pero que había traído consternación, flotando en los restos de su mayor ambición, en la agitación del corazón, llegó la voz de su prima, Jacqueline, un exponente de la Edad Agitada. El experimento más reciente fue su divorcio, pero incluso en eso, no había hallado una gran satisfacción. Tiene una mesa reservada en el Moulin-Rouge.
Julien fue al Palacio del Olvido, donde la Risa es una consigna, donde la Alegría y la Bufonería conducen los cuidados del día lejos. Cuando Julien cuenta la preocupación, Jacqueline ofrece algunos consejos útiles. Olvidar cuanto antes el asunto. A solas, lucha ciegamente por ahuyentar la desesperación, con la burlona música y la risa a su alrededor.
El doctor Renault, un eminente especialista del cerebro y un estudioso de la psicología, viene a menudo al Moulin-Rouge; examina, escucha a sus compañeros, criaturas en el juego, porque era uno de los Museos de la Vida, una verdadera fiesta de la experimentación. 
El rostro preocupado de Julien semeja fuera de lugar. Con un acoplamiento de imágenes, la sugestión hipnótica se transparenta con las aspas volantes del Molino.
Pasó una semana y todo París se sobresalta con una extraña secuencia de misteriosos sucesos. Una serie de sombreros de copa aparecieron en el parque. La combustión espontánea del periódico alarma a un lector de diarios. Los automóviles arrancan sin el conductor. Cada día, una nueva sensación es un record, crea una serie de problemas que, hasta el momento habían desafiado todos los esfuerzos por resolverlos.
Las oficinas del "Echo" revelan dos sorpresas más. Julien Boissel ha desaparecido hace varios días. Gautier pospone la noticia, pretende conseguir información del Moulin-Rouge, donde hubo un robo la noche pasada. Sombreros y capas habían marchado, textualmente.
La desaparición de Julien había traído mayor ansiedad a Yvonne.
El audaz reportero Martine decide averiguar por su cuenta en casa de Julien. Escala los muros y resquebraja una ventana. Encuentra la pista de Renault. Y visita la casa del doctor, el cual se halla ausente.
Mientras, la casa de los Vincent permanece envuelta en una penumbra melancólica. 
Yvonne visita la redacción del periódico. Como no acepta las condiciones, marcha sin los papeles. Gautier asalta a la joven. Una pelea de toros, que Martine evita.
Anochece, y en la residencia del Doctor Renault, el reportero, con felino sigilo, emplea el simple método del robo de una casa. El doctor escucha unos pasos y sale a investigar. Instante que aprovecha Martine, el cual encuentra, en trance hipnótico, a Julien, postrado en un lecho. Amenaza al doctor con un revólver y exige una explicación del significado de los acontecimientos. Julien simplemente duerme.
Por muchos años, buscó alguien que propiciara un experimento aparentemente peligroso, que esperaba diese lugar a un hallazgo que hiciera época. Sintió que podía imponer su voluntad sobre ese ser humano, el cual semejaba haber perdido la ilusión. Propuso liberarlo de las penas y aceptó la sugerencia. Logró liberar el ánimo de sus vínculos terrenales. Dio libertad a su alma. Liberada, esa alma guardaba escasa semejanza con la forma terrenal. Había encontrado una nueva felicidad en esa disposición anímica. Muy agradecido, volvió y pidió que repitiera el experimento. La experiencia fue realizada con un periodo de tiempo más largo. Su alma semejaba deleitarse con la libertad, alejarse, retornar, pero siempre bajo el mando del doctor. Invisible a todos los ojos, excepto a él. 
Sin una palabra, la efigie iluminada se eleva por las avenidas de París, diluida con el tráfico. Vuela por los bulevares.
Pero un día, después de un experimento particularmente largo, de alguna manera el doctor perdió el control. No consiguió que el fantasma volviera a su condición terrenal. Replicó que el retorno era volver a esos cuidados terrenales, que lo habían sacudido como a un gladiador. El mandato no cuenta nada, a menos que se halle dispuesto a obedecer. En la forma actual es feliz y en esta forma desea permanecer. Es el autor de los misteriosos acontecimientos, que son preocupantes en París. El doctor intuye la dificultad de probar su inocencia, si el cuerpo es localizado en su casa.
El ánimo de Julien, con la alegría de la nueva felicidad encontrada, demuestra un desprecio egoísta por la difícil situación de su benefactor. Es un fantasma victorioso.
Con la visión que traspapela las cosas, en "El bar excéntrico subterráneo", revive el pasado amor, ante las parejas embelesadas.
En una casa triste, donde una mujer llora, el fantasma deambula por el salón. Siente la emoción del reencuentro. Yvonne realmente le quiere. Susurra desde su fantasmal esfera y besa su mano.
El día siguiente. El brazo incansable de la Ley. Renault es arrestado.
El pertinente Martine se aventura a exponer su idea del asunto de los papeles Vincent. El director pregunta si tiene lista la publicación. El reportero se niega a manejar ese sucio negocio. El fantasma es testigo de la conversación y la agitación.
El fantasma lanza documentos y libros a Gautier, con la consiguiente ofuscación. Y sustrae el Affiche Vincent, el que coloca en diferentes lugares de la mesa del despacho, con el fin de que lo encuentre el afectado ex-ministro. Se fija en una noticia. El examen post-mortem será realizado, ya que queda decidida definitivamente la no posibilidad de que el ánimo retorne al cuerpo.
Consciente de su incorporeidad y del paso del tiempo, el alma fantasma se vio perturbada. En casa del doctor no halla su armazón terrenal. Visita a Renault en la prisión, el cual percibe la aparición. El doctor se desentiende. Enzarzados en una pelea, lo tacha de débil mortal con el cerebro desordenado y adulterado. Y advierte que no puede destruir sencillamente lo que ha creado. Los carceleros, en vista del abatimiento del preso sentencian, "murciélagos en el campanario".
Esfuerzos frenéticos por recuperar su condición terrenal. Esfuerzos inútiles en ausencia del médico.
En el ultimo instante Renault impide la disección.
El diablo recibe sus cuotas. Ultima amenaza del chantajista. Julien entrega los peligrosos documentos a Vincent y ajusta las cuentas a Gautier. No relatará la historia al periodista. Se va a encontrar ocupado.



Ana Kontroversy














No hay comentarios:

Publicar un comentario